[CORRELACIÓN DE FUERZAS]

Cambio de guardia en la India

Los ojos del mundo están puestos sobre China e India, dos gigantes de los que depende, en buena parte, el futuro de la economía global.

Los ciudadanos de la India se inclinaron abrumadoramente por cambiar de guardia. El Partido del Congreso Nacional Indio (CNI) sufrió su mayor derrota en las urnas. El movimiento al que pertenecieron Mohandas Gandhi y Pandit Nehru o aquel célebre diplomático e ilustre teósofo V. K. Khrisna Menon. Esos personajes recibieron gran atención internacional durante el proceso de descolonización de los años 1940 y 1950. Más recientemente, políticos de la familia Nehru-Gandhi ocuparon la jefatura de Gobierno o presidido el histórico partido CNI.

Al líder opositor Narenda Modi, del partido nacionalista e hinduista Bharatiya Janata (BJP), le corresponde, pues, el cargo de Primer Ministro. Por su parte, el actual titular, Manmohan Singh, presentó su renuncia al Presidente de la República, Pranab Mukherjee. Este último es jefe de Estado, pero no de Gobierno en un sistema parlamentario.

La noticia sobre el resultado de las elecciones indias es mucho más importante de lo que pudiera deducirse a primera vista, aunque no es la primera vez que el BJP llega al poder. No se trata de un simple reemplazo o de esos cambios de opinión popular que caracterizan al sistema de “democracia representativa” o al “régimen parlamentario”, sino que abre una serie de posibilidades que merecen atención por sus consecuencias dentro y fuera de la India.

Debe recordarse que la India, además de su condición de país democrático más poblado del mundo, tiene una población de más de mil 237 millones de ciudadanos, cifra solo superada por los mil 350 millones de la China Popular. Si alguna nación puede pasar a la China en población, es la India. Pero esos dos países no son solo los más poblados del mundo, sino los de más rápido crecimiento económico entre las grandes naciones. Los ojos del mundo están puestos en estos dos gigantes, ya que de ambos depende, en buena parte, el futuro de la economía global.

En un mundo con una correlación de fuerzas relativamente impredecible, como demuestran las aventuras de Moscú en Crimea y Ucrania, y su enfrentamiento diplomático con Europa, las relaciones entre India y China, y entre India y Rusia deben ser estrechamente observadas, aunque muchos especialistas no esperan mayores cambios en la política internacional del nuevo gobierno. A pesar de esos comentarios, las administraciones de Washington y Londres siguieron cuidadosamente este proceso electoral. El presidente estadounidense, Barack Obama, ha extendido la mano al nuevo gobernante, pasando por alto problemas del pasado, como la prohibición a Modi de recibir una visa para entrar en Estados Unidos por una presunta complicidad en ciertas explosiones de violencia que provocaron la muerte de un alto número de personas, sobre todo de religión musulmana, durante su ejercicio como gobernador del estado de Gujarat.

Se reconoce al triunfador en las elecciones el haber logrado progreso económico en Gujarat y demostrado ser un político firme en su actuación. Pero hay bastante temor ante la posibilidad de que la posición hinduista radical en asuntos religiosos, nacionalistas y culturales del Partido Janata haga desaparecer ciertos logros del Partido del Congreso en su constante intento de mantener la India como un país secularizado, lo cual es especialmente necesario ante el pluralismo religioso indio, caracterizado históricamente por enfrentamientos entre grupos étnicos y el agravamiento de problemas fronterizos casi inevitables.

El Partido del Congreso ha luchado por evitar o minimizar las constantes confrontaciones entre la mayoritaria religión hindú y la numerosa minoría musulmana. Tampoco olvidarse lo ocurrido durante la partición de India en 1947 y los posteriores derramamientos de sangre entre hindúes, musulmanes y miembros de la minoría sikh.

El crecimiento superior al 8% del PIB muestra señales de desaceleración y hay esperanzas de que Modi reactive la economía nacional y reduzca los niveles de corrupción. Pero las crisis relacionadas con el islamismo radical y sus relaciones con culturas y religiones diferentes pudieran agravarse si prevaleciera algún grado de intransigencia de una administración inclinada hacia causas hinduistas. Mientras tanto, el amplio margen de victoria alcanzado hace que algunos especulen sobre la posibilidad de que Modi llegue a ser el más poderoso premier indio desde los días de Indira Gandhi.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código