[PATRIMONIO CULTURAL]

¿Cazadores de tesoros ´versus´ arqueólogos?

El apego a la ortodoxia presupone que los científicos y cazadores de tesoros son como dos caras de una misma moneda: constantemente contrapuestos, enemigos irreconciliables.

A raíz de la recuperación del tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes se imponen algunas reflexiones. Quedó evidenciado de forma incontrovertible que la actuación de la empres Odyssey ha estado fuera de la legalidad jurídica internacional. Los acuerdos y disposiciones nomológicas están para cumplirse, aunque muchos piensen, justamente, lo contrario. Luego, la justicia ha obrado y se ha producido lo que era prácticamente una quimera: el medio millón de monedas regresó a España.

Diecisiete toneladas de oro y plata con un valor económico que se multiplica exponencialmente por su trascendencia histórica y cultural. Pensemos que una mina de plata se considera productiva cuando proporciona 20 gramos del noble metal por tonelada de tierra removida. En el caso del oro, con 10 gramos por tonelada se sustenta la explotación. Hagan números.

Sin embargo, no ha sido un tesoro recuperado por arqueólogos ni historiadores. ¿Por qué?

El apego a la ortodoxia presupone que los científicos y cazadores de tesoros son como dos caras de una misma moneda: constantemente contrapuestos, enemigos irreconciliables. Comparten objeto, pero divergen en todo lo demás. Desde el punto de vista de los estudiosos, al parecer, tiene el mismo valor el trabajo de un carpintero de ribera que el de un orfebre; luego, el esfuerzo por recuperar el testimonio de su obra ha de ser, al menos, similar en intensidad.

Desde los tiempos de lord Carnarvon y Howard Carter los arqueólogos se alejan de los “tesoros” como de la peste. Pero el Museo Arqueológico de El Cairo jamás ha sido el mismo desde que el tesoro de la tumba de Tutankamón se exhibe en sus salas. No es fácil de describir la sensación que embarga cuando se puede mirar a escasos centímetros la máscara del faraón. Confieso que tenía sueños recurrentes con El Escriba, esa pieza del arte universal que se exhibe en las mismas dependencias, pero mentiría si dijera que la referida máscara de oro y piedras preciosas no eclipsa ocasionalmente la fantástica escultura de arcilla

Todo cambia. Quizás está llegando el momento en que los círculos académicos hagan un gesto de acercamiento hacia las empresas que se interesan, localizan y excavan pecios y yacimientos atractivos por su interés económico. Hay fórmulas y si no las hubiera, es necesario crearlas. Compatibilizar no es en absoluto imposible, hay que tender puentes, ser generosos, dialogantes, flexibles. Para los arqueólogos lo más valioso no es lo que se llevan a España, es la información perdida por el empleo de metodología quizás poco científica.

No ha de considerarse como una victoria que la empresa Odyssey haya invertido y por lo tanto perdido, millones de dólares en localizar, excavar y trasladar el tesoro objeto de la disputa. Es un pecio, pero hay miles. Esa dinámica seguirá y ello impone que reflexionemos en conjunto.

Las ciencias sociales han de revertir el resultado de su trabajo sobre la sociedad y este axioma nos debe llevar a identificar las mejores vías de difusión para conseguirlo. Poner en sintonía intereses se perfila como una necesidad imprescindible en virtud de salvaguardar, poner en valor y legar el rico patrimonio cultural de la humanidad. No hay lugar para exclusiones, es una tarea de todos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código