[CIENCIA]

Cerebros enlazados

Un equipo de investigación encabezado por Miguel Pais-Vieira, del departamento de Neurobiología de la Duke University en Durham (Estados Unidos) ha logrado enlazar los cerebros de dos ratas transfiriendo señales corticales motoras entre una y otra lo bastante significativas como para llevar a cabo una determinada conducta. Con la particularidad de que las ratas estaban situadas en laboratorios de distintos continentes: en América del Norte y del Sur.

En la presentación de los resultados experimentales, la revista Nature enfatizó esa separación continental como elemento más llamativo. Lo es. En términos digamos populares, el hecho de que dos ratas compartan información cerebral atrae más la atención si una de ellas está en Brasil y la otra en Estados Unidos, como es el caso. Pero con los medios actuales de transmisión global de las comunicaciones eso equivale a la especie de milagro que supone una charla a través de skype en la que vemos al interlocutor en la pantalla.

La verdadera hazaña científica consiste en transmitir informaciones entre un cerebro y otro aunque los animales se encuentren en una misma habitación; todo lo demás es pura tecnología que tiene su importancia, sin duda, pero en sus términos propios.

La comunicación entre cerebros fue propuesta ya en 1928 por Hartley, un ingeniero electrónico que contribuyó en buena medida a poner los fundamentos de lo que terminaría siendo la teoría de la información. Supondría, de manera teórica, que el sujeto emisor selecciona un símbolo y el receptor se encamina hacia él. Un enlace así no tiene por que referirse al enlace de cerebros y, de hecho, el paradigma ha tenido sus aplicaciones más prometedoras diseñando interfaces máquina-cerebro que, en el mejor de los casos, podrían llevar por ejemplo a que pudiese “ver” un ciego. Pais-Vieira y sus colaboradores se reconocen herederos de la idea de Hartley pero la han dirigido hacia la inducción de conductas en una de las ratas, la receptora, por medio de estímulos generados por el cerebro de la otra, la emisora.

El traslado informativo hasta el cerebro de los animales que intervinieron en el experimento se llevó a cabo mediante microestimulación cortical –señales eléctricas breves y débiles a alta frecuencia transmitidas mediante un microelectrodo– con las señales generadas en el cerebro de la rata emisora. El resultado se acerca mucho, pues, a lo que cabría imaginar como una “orden mental” –dirígete hacia ese lugar; mueve ese miembro; toca es tecla– que, desde los tiempos de Descartes, constituye una de las claves para poder entender el alcance de la relación que existe entre la mente y el cerebro.

El dualismo cartesiano llevó a sostener que los animales y las máquinas carecerían de “mente”, un atributo solo humano. Experimentos como el de Duke ponen de manifiesto hasta qué punto se equivocaba.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código