[ELECCIONES]

Chile, frente al futuro y el pasado

El inminente triunfo de Michelle Bachelet hace temer que Chile contraiga la enfermedad que ha empobrecido a Europa: el “estado de bienestar”. Enfermedad, digo, por haberse convertido en una condición persistente de “ilusión colectiva”. La bonanza económica que viene con el mercado, la democracia y el Estado de derecho producen una sensación de riqueza que deriva en el convencimiento de que la gallina de los huevos de oro no se marchará, aunque dejemos de darle el alimento que la hace poner esos preciados óvulos: trabajo, ahorro, perseverancia y sentido común.

En 1970, los chilenos eligieron a Salvador Allende con solo 40 mil votos por encima de su contendor. El desastre y la penuria del experimento socialista provocaron la dictadura de Pinochet y sus chocantes excesos. Pero a pesar de las atrocidades que condujeron a su condena, el capitán general transformó profundamente la economía con unos parámetros liberales que los gobiernos democráticos respetaron y perfeccionaron. El país creció y se desarrolló con estabilidad, al extremo de convertirse en el modelo latinoamericano más envidiado. Ahora, emulando a los europeos empobrecidos, nuestros vecinos ansían el “estado de bienestar”. No es otra la oferta electoral encarnada por una dama encantadora y maternal. La doctora Bachelet es una pediatra socialista segura de que, ella sí, logrará que las ilusiones derroten a la realidad; y que, con una combinación de mayores impuestos, eliminación de incentivos a la reinversión, endeudamiento público, y más gasto social, podrá financiar costosos beneficios sin disuadir al inversionista ni desacelerar el crecimiento económico.

Los nietos de quienes en 1970 votaron a favor y en contra de Salvador Allende, o quienes se abstuvieron (solo 16%, a diferencia del 51% que no sufragó el domingo pasado) son los jóvenes que han resucitado al difunto comunismo chileno que encumbró al allendismo. Con manifestaciones violentas, la ahora diputada Camila Vallejo y otros extremistas juveniles han impuesto el objetivo de convertir la educación en un bien gratuito. Han sido acogidos por la querida Michelle, una exPresidenta moderada que ha descartado a la Concertación del Socialismo con la Democracia Cristiana para forjar una nueva mayoría que incluye al Partido Comunista y otros radicales (que se dedicarán a exacerbar el conflicto social y a socavar la democracia).

“Chile de todos” es la etiqueta del “régimen de lo público” que una nueva mayoría ofrece. Educación gratis, servicios y protección social multiplicados, AFP estatal, reforma tributaria con más impuestos y ¡cómo no! nueva Constitución, son ingredientes de la conocida receta.

Esperemos que el resultado no sea indigesto y que la prudencia se imponga en el juego democrático. El Perú quiere un vecino vigoroso que lo acompañe en su camino a la paz y la prosperidad. El dinamismo de la vecindad, la asociación en la Alianza del Pacífico y el respeto al derecho y los fallos internacionales deben ser parte de ese futuro promisorio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código