[PROGRAMA MUNDIAL DE ALIMENTOS]

Cincuenta años de lucha contra el hambre

Los programas de Alimentos para la Capacitación permiten a los pobres dedicar tiempo al aprendizaje de habilidades que les servirán para generar ingresos en el futuro.

Este año se cumple el 50 aniversario del Programa Mundial de Alimentos (PMA), la agencia de las Naciones Unidas en primera línea en la lucha contra el hambre. El PMA se ocupa de ayudar a la gente con hambre donde más se necesite. Constantemente respondemos a las emergencias. Salvamos vidas llevando alimentos a contrarreloj a las personas vulnerables y con hambre mientras contribuimos a que escapen de la pobreza con proyectos sostenibles que les devuelvan el control de su futuro.

Inicialmente el PMA fue concebido como un programa experimental de tres años. Se planeaba que comenzara sus operaciones en 1963, pero una serie de acontecimientos precipitaron el inicio de las mismas: un terremoto sacudió Irán en septiembre de 1962, un tifón arrasó Tailandia en octubre de ese año y 5 millones de refugiados abrumaron a la recién independizada Argelia durante el proceso de repatriación. Se necesitaba con urgencia asistencia alimentaria y el PMA la suministró. Desde entonces nunca hemos dejado de hacerlo.

Desde aquellas operaciones de hace 50 años hasta nuestros días, el PMA ha estado a la vanguardia de la lucha mundial contra la inseguridad alimentaria, tanto en escenarios de emergencias surgidas de guerras, conflictos civiles y desastres naturales –sequías, inundaciones, terremotos, aludes, huracanes, tsunamis y otros eventos– como en situaciones de hambre crónica causada por la pobreza estructural.

Nuestra organización también ha cambiado mucho, pasando de la mera ayuda alimentaria inicial a desarrollar proyectos sostenibles de asistencia que permiten a la gente no solo alimentarse bien, sino también escapar de la pobreza y obtener su seguridad alimentaria en el futuro. Esto lo hacemos mediante programas que utilizan alimentos como un medio para crear bienes, difundir conocimientos y ayudar a las comunidades a ser más fuertes y dinámicas.

Por ejemplo, en el PMA les proporcionamos cada año alimentos a más de 20 millones de niñas y niños en las escuelas. Estas comidas incentivan las familias a mantener a sus hijos en la escuela y ayudan a construir un futuro mejor. El rendimiento académico y la concentración de las niñas y niños mejoran cuando no tienen hambre.

A través de los programas de Alimentos por Trabajo, en el PMA proporcionamos alimentos a las personas con hambre a cambio de su trabajo en proyectos de desarrollo que ayuden a construir las bases de un futuro mejor. Por ejemplo, cuando la gente ya no tiene que preocuparse por la próxima comida que va a ingerir, los agricultores tienen el tiempo y la energía para construir sistemas de riego que pueden aumentar la producción.

A su vez, los programas de Alimentos para la Capacitación permiten a los pobres dedicar tiempo al aprendizaje de habilidades, tales como apicultura, costura, o incluso alfabetización, lo cual les servirá para generar ingresos en el futuro.

En el PMA, además, hemos desarrollado conocimientos especializados en una gama de áreas, incluyendo análisis de la seguridad alimentaria, nutrición, compra de alimentos y logística, para proporcionar las soluciones más efectivas en ayuda de las personas con hambre y así contribuir al esfuerzo de los gobiernos para acabar con este problema que es solucionable.

Hoy, el PMA es la más grande organización mundial de ayuda humanitaria contra el hambre. En 2011, los aportes alimentarios del PMA contribuyeron a la supervivencia de más de 90 millones de personas en 73 países. La mayoría de sus 10 mil funcionarios labora en zonas remotas, donde está directamente al servicio de los más pobres que padecen hambre.

En la actualidad, el PMA enfrenta desafíos importantes para garantizar la seguridad alimentaria en diversos puntos del planeta. Aunque África es el continente más afectado, las secuelas del hambre se observan en muchas otras partes, incluyendo América Latina y el Caribe. El PMA y sus agencias hermanas –la FAO y el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (IFAD), todas domiciliadas en Roma– trabajan para lograr un mundo en el cual cada niña, niño, mujer y hombre tenga acceso en todo momento a la alimentación necesaria para llevar una vida activa y saludable, que es la esencia de la seguridad alimentaria.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código