[MANCUERNA]

¿Cuestión de semántica o de moral?

¿Por qué Piedad se refiere a ´capturados´ en vez de secuestrados? Su plan es simple, quiere dar beligerancia a las FARC y conservar su simpatía.

El juego de palabras, por lo general, ha sido parte estratégica de los protagonistas en los conflictos mundiales para ganarle o desprestigiar al adversario.

En Colombia, por ejemplo, se acuñó el término paramilitares (antes se llamaban autodefensas campesinas), refiriéndose a grupos armados que combatían a la guerrilla comunista. Este vocablo surgió, porque quienes los entrenaron y patrocinaron fueron miembros de las Fuerzas Armadas del Estado.

Con el tiempo, un gran número de exsoldados hizo parte de sus filas y, por eso, la imagen del ejército se vio empañada. Para quitarse esa marca de encima, al pasar los años se ingeniaron el término de bandas criminales –Bacrim–. Hoy lo usan con mayúscula como si fueran corporaciones.

Al final de cuentas, esos grupos del mal son los mismos con diferente nombre. En la ofensiva semántica, los rebeldes comunistas han pretendido escribir la historia a su favor. Utilizando voceros ingenuos y otros no tan cándidos, se muestran como el “ejército del pueblo” y los “defensores de los desposeídos”.

Esta semana, Piedad Córdoba, la exsenadora colombiana destituida del Congreso, cuestionada por “asemejarse” a una simpatizante de los guerrilleros, envió un mensaje público a los comandantes rebeldes, invitándolos a una mesa de negociación para buscar salidas al conflicto armado. Usando la semántica, como léxico manipulador, se refirió a los secuestrados con un término que escandalizó a muchos colombianos: “Queremos invitarles a anunciar su disposición a la liberación de los restantes miembros de las Fuerzas Armadas y de policía capturados por ustedes en combate hace varios años”.

El término “capturados”, en vez de secuestrados, me revolvió las tripas y a muchos de mis paisanos también, que durante décadas hemos visto y oído los relatos de las personas “retenidas” en combate, en forma humillante, ruin e inhumana.

Después de esto, Piedad huyó del país, argumentando que la amenazaron de muerte. No tengo dudas de que es cierto.

Pero este asunto va más allá de las intimidaciones y de las guerras de guerrillas. Es una cuestión moral y no tanto de semántica. ¿Por qué Piedad se refiere a “capturados” en vez de secuestrados? Su plan es simple, quiere dar beligerancia a las FARC y conservar su simpatía. Desea ganarse un puesto en la historia y quizás aspirar al Nobel de la Paz.

Piedad, sin lugar a dudas, ha hecho un pacto con Alfonso Cano, el nuevo jefe del grupo insurgente, acorralado y casi aniquilado por el Estado. Cada vez que se siente perdido, ella sale en su defensa o plantea negociar.

¡Qué nos importaría el afán de protagonismo de Piedad, si al final lograse un acuerdo de paz! Lo que tenemos que recordarle a ella es que la moral está por encima de las ambiciones personales y de la semántica. Para sentarse a negociar con secuestradores, narcotraficantes y paramilitares, hay que llamarlos por su nombre y ellos tienen que estar dispuestos a renunciar al delito y a pagar condenas.

La guerrilla perdió validez desde el mismo momento en que sus cabecillas resolvieron criminalizar la lucha armada, convirtiéndose en bandidos, muy lejanos a ser un “ejército del pueblo”. Twitter: @RaulBenoit

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código