[LEYES]

Deseos para el año nuevo

Para el año 2012 , hago votos porque el espíritu de tolerancia, igualdad y racionalidad de un puñado de nuevas leyes de California se universalice.

Yendo en contra de mi costumbre de criticar a los políticos por sus actos y omisiones, dedico esta columna a celebrar la labor de la legislatura y del gobernador Jerry Brown en 2011, destacando el mérito de algunas de las leyes que entran en vigor este año en California. Y escribo sobre California porque aquí es donde vivo desde hace ya 35 años, y desde donde hago público mi deseo de año nuevo para que, dada la fama del estado como precursor de modas y tendencias de alcance global, el ejemplo que hoy ofrece California sea imitado en otros horizontes.

Considerando que el trabajo de la legislatura produjo un total de 760 nuevas leyes, decidí escoger solo un puñado de ellas y agruparlas en dos grandes temas. En el primero agrupo aquellas que pugnan por restablecer un principio de igualdad verdaderamente universal. En el segundo, aquellas que se esfuerzan por imponer un mínimo de racionalidad a viejos debates que hasta ahora han sido dominados por los intereses de poderosos cabilderos.

Para la comunidad latina lo más relevante fue la promulgación de dos importantes adiciones al llamado Dream Act estatal. La primera permite que los estudiantes indocumentados que ya han sido admitidos en universidades y colegios comunitarios estatales puedan aspirar a obtener becas de instituciones privadas que las escuelas administran. La segunda les permitirá competir libremente, también, por becas que provienen de fondos públicos. Esta parte de la ley, sin embargo, surtirá efecto en 2013.

Gracias a la tenacidad del asambleísta estatal Gil Cedillo y al coraje político y moral del gobernador Brown, los jóvenes y las jóvenes latinas que se han esforzado por sobresalir en un ambiente poco propicio para la superación personal –y el estado de California que financió su educación primaria y secundaria– saldrán beneficiados con esta nueva ley.

En otro orden de cosas, pero también dentro del ámbito de la igualdad y la tolerancia, este año entran en vigor dos leyes que reconocen la diversidad sexual. Una obliga a las escuelas públicas a incluir en el currículo de historia las contribuciones de personas homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales. La otra insta al sistema universitario estatal a acopiar datos sobre las inclinaciones sexuales de los estudiantes y exhorta a los investigadores legislativos a recomendar procedimientos para mejorar la calidad de vida de dichas personas. Y no menos justas son la nueva ley que obliga a las aseguradoras a darle cobertura médica a las personas con autismo y aquella otra que prohíbe la utilización de la aleta de tiburón con fines culinarios.

La restauración parcial del imperio de la razón es el criterio que me lleva a agrupar un segundo grupo de leyes que merecen atención.

Empiezo la nueva relación con una ley que enfatiza la seguridad y la tranquilidad de todos los habitantes del estado y restablece un mínimo de sanidad mental y racionalidad al debate sobre la compra, venta y portación de armas de fuego en Estados Unidos. Se trata de una nueva ley que prohíbe portar, visiblemente, pistolas, rifles o cualquier otra arma de fuego en lugares públicos.

Otra nueva ley busca limitar el daño que causan los pendencieros al permitir a las autoridades escolares suspender a quienes intimidan a los estudiantes con bravuconadas a través de redes sociales como Facebook. Una más castiga con la suspensión, por 10 años, de su licencia de conducir a los conductores que sean detenidos tres veces por manejar ebrios. Otra le otorga autoridad a los gobiernos locales (ciudad y condado) para regular la localización y operación de los dispensarios de marihuana “medicinal”. Por último, también se proclamó una ley que prohíbe la introducción de teléfonos celulares a prisiones y permite incrementar la condena de los reclusos que sean sorprendidos con un celular.

En esta época en la que el trabajo de los servidores públicos ha llegado a sus índices más bajos de aprobación en la historia del país, es apenas justo reconocerle a Brown y a los legisladores de California su esfuerzo por hacer del estado un lugar más justo, más igualitario y un poco más racional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código