[CRÍTICA]

Dudosos escrúpulos de ´Time´

En un tiempo donde cualquier fama es elogiada, el designar a un Hitler o un manifestante como persona del año, acrecienta el número de hitlers y manifestantes.

Desde su elección de Adolf Hitler como Hombre del Año, siguiendo con otros criminales famosos, la revista Time se ha distinguido por su designación “ecuánime” e inescrupulosa del personaje más influyente del año: para bien o para mal.

Este año el elegido es el “manifestante”. El personaje no tiene nombre ni apellido, y teóricamente no obedece a una tendencia. Es cualquier piquetero, destructor, tira bombas, que simplemente sigue a otros que son los organizadores “anónimos” de la manifestación.

Los líderes de los manifestantes hoy están deliberadamente invisibles y, los tontos útiles, que obedecen usualmente de manera inconsciente a sus deseos, se cubren el rostro en los motines.

Los revoltosos obedecen a una planificación maquinada desde los gobiernos en los países latinoamericanos, y son dirigidos por las organizaciones terroristas islámicas en los países árabes.

En Estados Unidos y Europa, algunos movimientos son espontáneos, una consecuencia de la crisis económica a la que llegaron gracias a los dirigentes que ellos mismos eligieron para que los gobiernen.

Desgranando su alineación ideológica, los reclamantes son una incoherente amalgama de anticapitalistas, antisemitas, ateos, islamistas e idiotas que no saben muy bien por qué vociferan.

El “manifestante” sudamericano no es el “revolucionario” de las épocas republicanas. Es un vagabundo de iPhone, que sustentado con dinero del Estado reclama una sociedad totalitarista. Es el incapaz que odia la libertad, porque la libertad implica responsabilidad.

En Argentina, donde el manifestante es la expresión viva del Gobierno, la presidenta Fernández de Kirchner y su ministro de Exteriores, Timerman, dijeron que el pintarrajeado de paredes es una forma revolucionaria de expresión política que debe ser enseñada en los colegios. Sería ejemplar que les escrachen sus multimillonarias mansiones y departamentos de lujo en Buenos Aires, Punta del Este, El Calafate o New York, ya que son tan apreciativos de la misma.

Es gracias a los burgueses socialistas que Buenos Aires se ha convertido en una ciudad mugrienta. Sugestivo es que la roña ideológica neocomunista se manifieste acompañada de la inmundicia físicamente palpable.

En Medio Oriente las demostraciones son distintas. Ahí los pobres manifestantes no tienen dinero para iPhones, ni pintura; tienen armas. Una metralleta está en los mil dólares y un misil cuesta $700 mil.

En un tiempo donde cualquier fama es elogiada, el designar a un Hitler o un manifestante como persona del año, acrecienta el número de hitlers y manifestantes.

Hitler en sus comienzos era envidiado por casi todos los presidentes del mundo. Así surgieron Franco, Mussolini, Stalin, Mao, Pol Pot, y sus imitadores latinoamericanos; de los que Juan Domingo Perón, sin tener hijos, es el que dejó la más prolífica herencia.

La falta de principios de los editores de Time por lo visto no es cosa nueva, la pregunta del millón es saber si Time hubiese nombrado como persona del año al manifestante, si éste reflejara el sentir del Tea Party.

Esos pacíficos ciudadanos de clase media salieron a las calles mucho antes que los izquierdistas, aglutinando un millón de personas en Washington D.C. para rechazar la empobrecedora política económica del Partido Demócrata. Fueron acusados de lo peor, por más que jamás cometieron un solo desmán, a diferencia de su contraparte, los enemigos de Wall Street.

La acostumbrada distorsión política de Time podría tener su rebote. En América Latina sería positivo, pues surgiría la rebelión contra los actuales gobernantes. Y, en el Medio Oriente negativo, cuando la Hermandad Musulmana, Hamas, Hizbulá y Al Qaeda, tomen control de los países en hervor y agudicen su peligrosa Yihad.

Europa volverá a la violencia callejera. Los subsidios no aguantarán su diversa idiosincrasia. Adicionalmente, los islamistas aprovecharán para atizar el caos.

En Estados Unidos, la intimidación popular está garantizada por largo tiempo. No importará quién sea elegido presidente en 2012. Si es Obama no habrá solución económica y las tensiones se tornarán mayores. Si es un republicano le harán la vida insufrible por el solo hecho de serlo.

Finalmente, parece que Time tendrá razón: el manifestante es el personaje del año, pero del próximo 2012.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código