[AGENDA SOCIAL]

Educación, una causa colectiva

Priorizar la educación no es una opción. En el siglo XXI es un derecho que se debe asegurar a todos los ciudadanos y es decisivo para el crecimiento y la inclusión social.

América Latina está haciendo importantes esfuerzos en educación, y producto de ellos ha sido que más del 95% de los niños ingresa en la primaria, y que han aumentado fuertemente los niveles de alfabetización. Pero los logros no deben dar lugar a “triunfalismos”. Los desafíos pendientes son exigentes.

Según Cepal (Panorama Social 2010) el 51% de los jóvenes hombres, y el 45% de las mujeres no termina el secundario.

Sin secundaria completa no hay “empleabilidad” en el mercado de trabajo formal.

Se requiere contar con ese nivel mínimo para ser candidato real a obtener trabajos.

Por otra parte las inequidades son muy pronunciadas.

La situación difiere en los diversos estratos sociales. En el 20% más rico de la población finalizan el secundario el 86% de las mujeres, y el 81% de los hombres. En el 20% más pobre solo el 26% de las mujeres y el 23% de los hombres.

En la Universidad, la brecha es abismal. Por cada 27 jóvenes del 20% más rico, que la completa, hay solo uno del 20% más pobre.

El tema no son solo los años de escolaridad, sino que se aprende. Ello varía según las diferentes calidades de las escuelas, a que tienen acceso los diversos estratos. Al medir los resultados de estudiantes de 15 años en ciencias, en el 50% de menores ingresos, son inferiores a las competencias básicas para desempeñarse. En los países de la OCDE en todos los estratos la gran mayoría logra ese nivel de competencias.

Otro factor de gran peso es la familia. Cuanto más articulada, con mayor capital educativo previo, y con mayor seguimiento y apoyo a los estudios de los hijos mejor será el rendimiento.

En las familias desfavorecidas, hay niveles educativos limitados, y un esfuerzo enorme por ganarse la vida diariamente, que dificulta apoyar de cerca los estudios de los niños.

Una expresión dramática de los problemas es la carencia de una vivienda con las condiciones mínimas. 120 millones de latinoamericanos viven en tugurios (ranchos, villas miseria, favelas). Cuando a los niños la maestra les pide hacer los deberes, ¿dónde pueden hacerlos? En sus viviendas hacinadas no hay espacio físico para concentrarse.

Se debe adicionar a los problemas el desafío enorme que significa la brecha digital, que exacerba aún más las anteriores.

La agenda de la educación debe ser asumida a fondo por todos los sectores de la sociedad. Los gobiernos tienen una responsabilidad fundamental en este campo, pero se requiere que haya una gran concertación nacional en la región, entre políticas públicas activas, responsabilidad social de la empresa privada y movilización de la sociedad civil.

Priorizar la educación no es una opción. En el siglo XXI es un derecho que se debe asegurar a todos los ciudadanos en una democracia, y es decisivo para el crecimiento, y la inclusión social. No hay más tiempo para esperar, urge convertir este derecho, muchas veces retórico, en hechos concretos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Feb 2017

Primer premio

1 6 8 6

DADD

Serie: 3 Folio: 12

2o premio

0734

3er premio

2299

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código