[CIENCIA]

Especies milenarias atrapadas en ámbar

La película Jurassic Park es una de mis favoritas de todos los tiempos; ni siquiera sé a ciencia cierta cuántas veces la habré visto y, para evitar que se me acuse de exagerado, tampoco aventuraré una cifra. Jurassic Park supone una mezcla de hechos científicos e imaginaciones propias de lo que es, una novela muy entretenida que Spielberg tuvo el acierto de trasladar a la pantalla.

Los encargados de ejercer de demiurgos –o de profetas– resucitando a los dinosaurios aprovechaban en la película, para poder lograr su empeño, el ADN contenido en el estómago de un mosquito que, casi cien millones de años atrás, picó a un velocirraptor, un tiranosaurio o lo que fuese chupándole la sangre. Cómo puede ser que se conserve algo así a lo largo de tantísimo tiempo se explicaba en la película mostrando el mosquito encerrado en ámbar.

Recuperar material genético que cuenta con muchos millones de años a sus espaldas es una empresa que queda por completo fuera de nuestro alcance; unas pocas decenas de miles de años son la frontera actual. Pero la idea de un insecto del Cretácico –la época de los tiranosaurios, por más que Spielberg los metiese en el Jurásico en el nombre de su obra– atrapado en la resina fósil no es ningún farol. Se conocen muchos ejemplos. Es más, Alexander Schmidt, investigador del Courant Research Centre Geobiology (universidad Georg-August de Göttingen, Alemania), y ocho colaboradores entre los que se encuentran tanto otros alemanes como súbditos de Canadá, Italia y Estados Unidos, han publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences el hallazgo de un díptero y dos especies desconocidas de ácaros, inexistentes hoy, que quedaron presos en ámbar procedente de la parte media de la formación geológica Heiligkreuz, dentro de terrenos de los Alpes Dolomitas italianos.

El hallazgo es del Triásico Superior, es decir, del periodo que vio nacer en sus inicios a los dinosaurios. Eso significa llevar muy atrás la documentación de artrópodos conservados en la resina fósil, aunque se contaba ya con multitud de microorganismos de parecida edad a los que el ámbar engulló.

La conservación tan perfecta de unos animales –a los que no se puede llamar en sentido estricto fósiles– de más de 200 millones de años se explica por lo que supone el quedar embebido en la resina; una especie de mausoleo capaz de preservar de forma asombrosa organismos antiquísimos. Gracias al lujo de los detalles de los artrópodos descritos por Schmidt y colaboradores se podrá entender mejor –como apuntan los propios autores– de qué forma tuvo lugar la evolución de unos seres terrestres tan abundantes y diversificados. Ese es en sí mismo un premio suficiente para la ciencia, aunque habría resultado un tanto soso en la película. La historia del ADN capaz de volver a la vida a los dinosaurios es mucho más emocionante.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código