[ARGENTINA]

Fernández, fuera del baile

Para reformar la ´Constitución´ Cristina Fernández necesitaría la aprobación de dos tercios del Congreso, o sea: 172 diputados (sobre un total de 257) y 48 senadores (de un total de 72).

En septiembre de 2012 un alumno de la universidad de Harvard le preguntó a Cristina Fernández:

-¿Usted quiere ser reelecta o reelegida por tercera vez y quiere reformar la Constitución para eso?

Y Fernández no dijo ni sí ni no, sino todo lo contrario:

“No se trata de lo que yo quiero, sino de lo que debo o puedo. En realidad, es una cuestión abstracta porque la Constitución no permite mi reelección como presidenta; o sea, va más allá de lo que yo quiera”.

Pues bien: con los resultados de las legislativas del domingo en la mano, los argentinos le han dicho a Fernández y a todos los kirchneristas que alentaron su reelección que no puede intentarlo. Ya no es una cuestión abstracta. El baile que conduce a la Casa Rosada en 2015 acaba de empezar y la presidenta se ha quedado fuera... A menos que uno o varios partidos de la oposición sellen un acuerdo con ella, cosa improbable pero no imposible.

Para reformar la Constitución Cristina Fernández necesitaría la aprobación de dos tercios del Congreso, o sea: 172 diputados (sobre un total de 257) y 48 senadores (sobre 72). El domingo, el kirchnerismo y sus aliados obtuvieron 132 diputados y 39 senadores. Es cierto que el kirchnerista Frente para la Justicia sigue siendo la primera fuerza política del país. Y que esos resultados le permiten seguir manteniendo la sartén del Congreso por el mango. Pero la sartén se ha vuelto más pequeña. Y hay quienes pueden verse tentados a saltar de ella.

El baile que conduce a la Casa Rosada es tan apasionante como simple: se trata de sumar aliados. Un viejo dicho señala que el peronista perdona todo menos la derrota. O sea, se irá con quien tenga porte y encuestas de ganador.

Y otra expresión peronista recuerda que el primero gobierna y el segundo acompaña. Es decir, el que ayer llamó a Sergio Massa esbirro del Grupo Clarín y esclavo de las grandes corporaciones, mañana puede llamar a su puerta y Massa se la abrirá. Sin reproches, ni malas caras, no hay nada personal. El peronista sabe perdonar los volantazos ideológicos. Y sus votantes, también. Así se explica, por ejemplo, que Cristina Fernández saludase el nombramiento del papa Bergoglio con una fría carta protocolaria y a los dos días iniciara el proceso para convertirse en más papista que el Papa.

Ahora bien: el kirchnerista que quiera pasarse al bando de Massa tendrá que pensárselo dos veces. Es cierto que Sergio Massa ha arrasado. Que le sacó 12 puntos al candidato oficialista de Buenos Aires, cuando las encuestas le daban entre siete y diez. Pero le quedan por delante dos años eternos hasta 2015. Es mucho tiempo para que se le siga viendo su sonrisa a diario en un mar de 257 escaños. Su gran rival del momento, el kirchnerista (de momento) Daniel Scioli, es gobernador de la provincia de Buenos Aires, la más rica y más poblada del país. Pero Scioli aún no tiene garantizado el apoyo del kirchnerismo puro y duro.

Cristina Fernández aún no se ha pronunciado a favor de nadie para las presidenciales de 2015. En cuanto lo haga, el baile se volverá mucho más dinámico.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código