[AMENAZA]

Guerra

Temas:

Kim Jong-un, líder de Corea del Norte. Kim Jong-un, líder de Corea del Norte.
Kim Jong-un, líder de Corea del Norte. AP

Abres el diario, lees que el régimen de Corea del Norte ha asegurado que nos encontramos al borde de la guerra nuclear y pasas página en busca de noticias más serias que echarte a los ojos. La catástrofe nuclear total era una amenaza creíble hace tiempo, hace 40 o 50 años, cuando la guerra fría era un pulso continuo y los analistas más reputados ponían cada mañana en hora el reloj del fin del mundo, con las manecillas a unos simbólicos cinco minutos de la medianoche última. Aun así, un grupo italiano, I Giganti, cantaba aquello de “ Noi non abbiamo paura della bomba” [No tenemos miedo de la bomba] pero sí que cabía tenerlo y quizá por ello nos lo tomábamos a broma.

Muchos años después Kim Jong-Un, el obeso actual de la dinastía que ocupa el trono en la república menos republicana del planeta, amenaza con desplegar el infierno atómico por no se sabe bien qué detalle de las maniobras conjuntas que ha montado Estados Unidos con los coreanos del sur y Donald Trump dice que bueno, que vale, que igual hay que invadir otra vez la península de la frontera en el paralelo 38. Sucede eso y nos tomamos el rifirrafe con un bostezo, igual que si se tratase de dos críos peleándose por el balón. No será porque las armas no existan; quizá Corea del Norte carezca de medios técnicos (que no de ganas) para alcanzar la costa americana del Pacífico, e incluso puede que tampoco sea capaz de hacer llegar sus misiles hasta el archipiélago hawaiano, pero incluso una guerra nuclear local en el fin del mundo sería tremenda, de consecuencias espantosas.

Lo que sucede es que la baladronada nos coge ya con los terrores al límite. Aquello que en el siglo XX era un peligro de los que encogen el alma dio paso nada más comenzado el XXI a un armagedón de los de verdad, con la amenaza hecha realidad en todas partes. Los atentados sucesivos de Nueva York, de Madrid, de Londres, de París y de tantas otros lugares nos convencieron de que esa bomba sí hay que temerla, quizá porque no se trataba de lo que creíamos. Igual que en los cuentos infantiles, no es el lobo el que llama a la puerta, sino algo más temible.

Bien es verdad que con personajes como el nietísimo coreano y el del peinado imposible que se sienta en la Casa Blanca, cualquier cosa puede suceder en el cuento de ahora. Si hay que hacer caso a la estrategia de los tuits de Trump, incluso cabe pensar que hemos llegado al final de la lógica de enunciados y, en contra de lo que creía Aristóteles, es posible que se den a la vez una cosa y la contraria. Pero esa nueva bomba no es ya tal; se trata de algo peor, porque la lógica de las armas atómicas, al menos, podía entenderse. Con estos figurantes como de Lewis Carroll es imposible entender nada. Entre el sombrero loco y Humpty Dumpty, el huevo orondo, ni siquiera tenemos claro a quién le cuadra mejor cada personaje.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código