[EXTRACTO]

La Jerusalén ideológica

Conviven en Israel tres modelos de sociedad radicalmente distintos si no directamente contradictorios: el democrático liberal, el autocrático y el teocrático.

Por las piedras de Jerusalén han combatido tres religiones: judaísmo, cristianismo e islam. Pero el viejo conflicto religioso apenas explica una sombra de la realidad. Es la capital de las tres religiones, pero es también la encrucijada de donde salen tres vías hacia el futuro, tres formas de entender el mundo, la vida y la sociedad política que se entreveran en cada una de las tres religiones y desbordan la geografía jerosolimitana, la del conflicto entre israelíes y palestinos e, incluso, la inmediata región de Oriente Próximo.

Según el filósofo y psicoanalista israelí Carlo Strenger (International Herald Tribune, 17-18 de septiembre), conviven en Israel tres modelos de sociedad radicalmente distintos si no directamente contradictorios: el democrático liberal, el autocrático y el teocrático. El primero atraviesa una crisis: cita el profesor al menos tres leyes aprobadas por la Knesset que ´ponen en serio peligro la identidad liberal democrática de Israel´, todas ellas dirigidas a prohibir o limitar la expresión de la identidad palestina. El segundo, en ascenso, autoritario y laico, muy bien representado por Avigdor Lieberman y sus votantes de origen ruso, tiene que ver más con la democracia soberana de Putin que con la tradición fundacional israelí: considera que Occidente está en declive por sus excesos liberales e individualistas, y ahora es el momento de los Estados fuertes y sin complejos. El tercero, demográficamente en auge, es el de los partidos nacional–religiosos, que esgrimen la Biblia como si fueran las actas de propiedad colectiva del pueblo judío.

En los territorios palestinos aparecen solo dos modelos, el teocrático de Hamas y el autoritario de la Autoridad Palestina, pero son evidentes los esfuerzos hasta ahora infructuosos por construir la identidad democrática liberal. Lo mismo sirve para el entorno de Israel, sobre todo tras la primavera árabe. El modelo autoritario laico acaba de fracasar. El teocrático fracasó antes: en Irán, sobre todo. Y el reto es evitar el regreso a las andadas y la construcción sobre la identidad islámica de nuevas democracias liberales. Solo un modelo conduce a la paz. Por eso solo se alcanzará si la tracción es de los demócratas liberales de un lado y otro. Cuanto menos haya, cuanto más débiles, menos posibilidades para la paz. Vale, incluso, para el papel en esta pugna de Europa y EU, donde también funcionan los tres modelos y uno de ellos, el de los cristianos fundamentalistas americanos, es el ancla que impide la partida al navío de los dos Estados. El conflicto entre israelíes y palestinos ha sido fácil excusa para otros conflictos o burda explicación para muchos males. Pero es bastante más: es la Jerusalén del siglo XXI el ombligo ideológico del mundo. Define la identidad de unas ideas y un modelo de sociedad política.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

26 Mar 2017

Primer premio

5 5 2 9

ADAA

Serie: 4 Folio: 3

2o premio

1396

3er premio

7855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código