[CIENCIA]

´Jet-lag´

Cualquiera que haya cruzado en avión el Atlántico –y no digamos ya nada del Pacífico– sabe lo que es el jet-lag. Llegar a donde quiera que vayamos y caer como en un estado de sopor cuando deberíamos estar trabajando, porque se nos han cruzado el día y la noche, es una experiencia muy común si se viaja a un huso horario muy alejado del de origen. A mí me sucede cada vez que voy a América –con siete u ocho horas de diferencia en la mayoría de los casos– y más aún a la vuelta a España cuando mi cuerpo ya había terminado de adaptarse al ritmo de ustedes. En términos técnicos, se trata de un desajuste entre el reloj circadiano interno y la hora solar ambiental.

Yoshiaki Yamagushi, investigador del departamento de Biología de sistemas en la Facultad de Ciencias Farmacéuticas, Universidad de Kyoto (Japón), y sus colaboradores, han investigado el papel de los receptores cerebrales de la vasopresina V1a y V1b –una hormona que secreta la hipófisis– en ratones modificados para carecer de ellos. Sometidos a cambios en los ciclos luz/oscuridad, los ratones no alterados mantienen una conducta locomotora espontánea que se ve afectada por su ritmo circadiano interno ajustándose mal al cambio impuesto entre la fase-sueño y la fase-actividad. Pero los ratones con carencia de los receptores V1a y V1b mostraron una adaptación muy eficaz a las condiciones cambiantes, con un movimiento espontáneo que correspondía a la situación externa de luz u oscuridad.

Los ratones son, como indican Yamagushi y colaboradores en su artículo publicado en la revista Science, animales nocturnos, y la luz limita su conducta de rastreo en busca de comida. Para encontrar el motivo de una conducta adaptada de manera tan rápida en los animales de experimentación, los autores examinaron la expresión genética que se produce en el grupo supraquiasmático, encargado de la regulación de los ritmos circadianos.

El resultado que obtuvieron indica que los ratones alterados conservan sus ritmos circadianos –no prescinden de ellos al pasar de la situación-luz a la situación-oscuridad– pero estos se adaptan a las nuevas condiciones de manera rápida.

Un comentarista de Science ha considerado que el experimento proporciona esperanzas a quienes tenemos que padecer las consecuencias del jet-lag como si se tratase de una plaga contemporánea. No cabe duda de que el avance obtenido por el equipo de Yamagushi nos permite entender mejor cómo funciona el reloj circadiano pero, ¡ay!, en los ratones. Por más que ese mecanismo interno de control de la actividad y el reposo sea común entre los mamíferos, queda un camino muy largo hasta que se compruebe que V1a y V1b funcionan igual en los humanos y se logre a la postre un fármaco capaz de modular su actividad receptora. De momento, seguiremos tomando pastillas de melatonina. Es probable que funcionan solo como placebo, pero menos da una piedra. O un ratón normal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código