[COOPERACIÓN]

Mesoamérica ante el crimen

Si el combate contra el crimen se acelera en Guatemala, el efecto hacia El Salvador y Honduras será decisivo, y el triángulo norte podrá aspirar a una reducción del delito y de la violencia.

Fue una de esas reuniones que representan un punto de inflexión en el devenir de la historia. Tuvo lugar en Roma en abril de 2009 en una sala de reuniones inmensa de uno de los edificios del Ministerio del Interior de Italia. Participaron ministros del interior, de relaciones exteriores y de justicia de Centroamérica, México, Colombia y República Dominicana, y sus contrapartes italianas.

Autoridades de Italia hicieron varias presentaciones. Su mensaje era muy claro: los criminales del mundo mantienen una comunicación estrecha entre sí: la mafia italiana se relaciona con la mafia rusa, con los narcotraficantes de Sudamérica o con los vendedores internacionales de armas, si ellos mantienen lazos, nosotros, los gobiernos estamos obligados a compartir información y a trabajar de manera coordinada.

Luego, las autoridades de Mesoamérica dieron sus reacciones. En algunos casos también habían llegado los zares responsables del combate al narcotráfico. No podía haber mejor lugar para hablar sobre crimen que Italia. Se nos expuso sobre la cosa nostra de Sicilia, la camorra de Nápoles, la Sacra Corona Unita de Puglia y la Ndrangheta de Calabria, pues todo el sur de Italia ha tenido su mafia casi desde que Garibaldi logró unificar a la península. Para ponerme en sintonía, recién había leído Gomorra, libro que le valió a su autor, Roberto Saviano, la amenaza de muerte de la mafia, la vida de incógnito por siempre y la protección de la policía italiana.

Al final de la tarde nos trasladaron a la cancillería. Tenía a mi lado a Roberto Castresana de la CICIG, quien también exponía esa tarde. Le agradecí mucho lo que estaba haciendo por Guatemala, máxime que ya se habían abalanzado contra él para descalificarlo y destruirlo. A mí me tocó hablar sobre el rol que el BCIE podía desempeñar en Centroamérica en la lucha contra el lavado de dinero.

Se nos había dicho que avanzada la jornada llegaría el presidente Álvaro Colom, quien ya había arribado de Rusia. La prensa escrita y televisiva de Italia estaba fuera del salón, presta para entrevistarlo. Era el invitado de honor. Tres ministros de Italia estaban presentes: el canciller, el del interior y el de justicia. Se anunció que llegaría en cualquier momento... al final no se presentó. Tampoco estaba con el Papa o con Berlusconi, lo único que hubiera justificado su ausencia. Como guatemalteco me sentí muy avergonzado. Al otro día la cancillería italiana emitió un breve comunicado sobre la reunión; no se hizo mención a la fallida visita presidencial.

La mañana siguiente se nos llevó a un palacio transformado en una academia de alto nivel en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Por fuera instalaciones antiguas, por dentro todo muy moderno y con la máxima tecnología. Se nos indicó que ahí se capacitaban funcionarios de las policías de Europa y de otros países. La exposición fue un tanto general, ya que era evidente que casi todo lo que ahí se impartía era del mayor secretismo.

La reunión de Italia fue vital en el proceso que, encabezado por la Secretaría General del SICA, arribaría a un clímax con la cumbre de Guatemala de 2011 para enfrentar el crimen organizado, y en el que participaría la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton. En Centroamérica nunca se había abordado la criminalidad en el ámbito regional, pues siempre se le concebía como tarea nacional. Todo lo que se indicaba sobre la región era que los criminales escapaban de la justicia al cruzar con tanta facilidad las fronteras.

La reunión de Italia fue la piedra fundacional y la cumbre de Guatemala fue un pilar de suma importancia. Esas reuniones, sin embargo, pueden quedar como eventos retóricos si los ministerios del interior carecen de liderazgo. Ahora, finalmente, veo luz en el horizonte, pues confío en que Mauricio López, quien llevó la acción militar más audaz de los casi 200 años de historia guatemalteca, a quien conozco desde hace cerca de tres décadas, y quien es el nuevo ministro de gobernación, tome la iniciativa operativa que la región tanto necesita. Si el combate contra el crimen se acelera en Guatemala, el efecto demostración hacia El Salvador y Honduras será decisivo, y el triángulo norte podrá aspirar finalmente a una reducción del delito y de la violencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código