[ACTUALIDAD]

Noé, la película

Con la cantidad de películas catastrofistas que se han filmado, a Hollywood no se le había ocurrido aún llevar el diluvio universal a las pantallas. Recuerdo una historia de ciencia ficción de esas dedicadas al fin del mundo en la que parecía que, ante la inminente caída de un meteorito gigantesco, se estaban construyendo naves espaciales que luego, al final, resultaban ser arcas flotantes para albergar a las autoridades y los millonarios, pero el diluvio de veras, el bíblico, aún no había dado trabajo a los técnicos de los efectos especiales.

Pues bien, ahora que a Darren Aronofsky, el director de La vida de Pi, se le ocurre trasladar a la pantalla las aventuras de Noé –a quien da soporte nada menos que Russell Crowe– se monta el pollo. Cuatro países de confesión islámica, Catar, Bahréin, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos, han vetado la película por blasfema: quienes tienen el Corán por libro sagrado no toleran que se representen imágenes de los profetas y, por si las moscas, suelen incluso eludir la efigie humana de las pinturas aunque éstas queden lejos de los asuntos religiosos.

Es un tanto dudoso que ese veto sea de por sí perjudicial para los intereses de la película sobre Noé y su lucha con las aguas enormes. Las posibilidades que hay de impedir a cataríes, kuwaitíes, etcétera que la vean son, habida cuenta de que internet existe, nulas. Pero lo que me extraña es que se haya producido semejante revuelo habida cuenta de que no es la primera vez que salen profetas en la pantalla del cine.

Es difícil no acordarse de películas como Los 10 mandamientos, con Charlton Heston haciendo de Moisés que, si no recuerdo mal, es uno de los profetas más notables de la Biblia. Pero a su director, Cecil B. de Mille, nadie le salió con ortodoxias icónicas y encima nominaron la obra para el Óscar al mejor vestuario.

Hay más: si nos ponemos en las consideraciones de los seguidores de Mahoma, no estaría mal tener en cuenta que el Jesucristo de los cristianos es también profeta de gran relieve del islam. Son legión las películas en las que se narra la tragedia del dios hijo e incluso las hay en clave de comedia, con el ejemplo magnífico de lo que hicieron los Monthy Pyhton con La vida de Brian.

Me extrañaría que, una vez que las aguas vuelvan a sus cauces, la película de Aronofsky se mantuviese como algo digno de ser visto. Todas las sospechas apuntan a que el diluvio hollywoodiano es un bodrio de consideración sujeto a la parafernalia de las simulaciones por ordenador de la catástrofe, materia en la que el director es todo un genio: recuérdese al tigre que acompañaba a Pi en la balsa salvavidas cruzando todo el océano. Pero como dijo un premio Nobel español, lo importante es que hablen de uno aunque sea bien y la verdad es que, en ese sentido, la obra de Aronofsky tiene suerte: ya se está hablando de ella muy al margen de sus valores cinematográficos, si es que el nuevo péplum tiene alguno.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código