[CONOCIMIENTO]

Orígenes de la escritura

Los arameos fueron los inventores de las vocales y los griegos las introdujeron en el alfabeto que cada día se generalizaba más a través del mundo conocido.

En la región que actualmente ocupa Irak nació la escritura. Entonces a esta tierra la nombraban Mesopotomia, por estar entre los ríos Tigris y Eufrates. Allí surgieron las primeras civilizaciones de que se tengan hasta hoy noticias e inventaron la rueda, la mayor parte de los mitos y leyendas sobre la creación del mundo que sabemos y fue la cuna de Gilgamés, el héroe babilonio, protagonista del primer poema de aventuras de la historia.

Se cree que la primera forma de escritura usada por el hombre fue la denominada cuneiforme. La inventaron los sumerios, famosos habitantes de Babilonia y Ur Lagash, ciudades localizadas al sur de Mesopotamia. Las tablillas de arcilla, piedras y metales más viejas grabados con este tipo de caracteres tienen 5 mil años de existencia, mientras las más recientes datan del siglo I después de Cristo. Las muestras de escritura cuneiforme eran pictogramas porque reflejaban signos con símbolos estampados en sus duras superficies. Las hacían con una especie de punzón.

Al principio, cada símbolo representaba una palabra, pero cuando no podía ser reflejada a través de estos, recurrían a la ayuda de otros objetos que pudieran evocarlas, de manera que algunos símbolos a veces servían para varias palabras. En su casi totalidad, los vocablos empleados por los sumerios eran monosilábicos y los pictogramas o símbolos que tenían más de una significación también se convirtieron en sílabas. Según los expertos, este lenguaje estaba formado con muchas palabras de sonido casi idénticos, por lo que una gran cantidad de símbolos eran también semejantes. En total, el sistema de escritura cuneiforme contaba aproximadamente con unos 600 signos, aunque luego la escritura evolucionó simplificándose considerablemente.

En su obra de 1913, Origen y desarrollo de la escritura babilónica, el investigador norteamericano George Aaron Bartoni demostró que los primeros signos cuneiformes se inspiraban en las diversas partes del cuerpo humano, los animales, la naturaleza, el agua, los utensilios del hogar, los barcos, los instrumentos musicales y aperos de labranza. Es decir, lo que conformaba el universo cotidiano del momento.

Cada tablilla en escritura cuneiforme recuperada, y posteriormente descifrada gracias a la paciente y compleja tarea de un ejército de investigadores y especialistas, revelaría un invaluable bagaje de información acerca de las culturas desarrolladas en Mesopotamia y el Oriente Próximo. Entre esos tesoros destaca un bloque de diorita encontrado en 1901 con el Código de Hammurabi, el conjunto de leyes más antiguo hasta ahora conocido.

Los jeroglíficos aparecieron en el antiguo Egipto, donde a la escritura se le atribuía un carácter casi divino. En general, los egipcios llegaron a tener un sistema de escritura muy completo, capaz de reproducir gráficamente los sonidos de la lengua hablada y referirse a cosas concretas o a conceptos más abstractos. Alrededor del 1500 antes de Cristo el pueblo chino –y luego otras regiones asiáticas, como el Japón- desarrollarían su propia escritura basada fundamentalmente en caracteres gráficos o signos muy elaborados conocidos como ideogramas, que no representaban sonidos, sino conceptos, por lo que saber qué decían resultó bastante complicado.

Hacia el año 1000 antes del nacimiento de Cristo los fenicios, aquel extraordinario pueblo de navegantes y comerciantes de la Antigüedad, serían los impulsores del conocimiento y empleo del alfabeto a través de toda la cuenca del Mediterráneo. Sin embargo, el alfabeto fenicio era imperfecto porque carecía de vocales. Los arameos fueron los inventores de las vocales y los griegos las introdujeron en el alfabeto que cada día se generalizaba más a través del mundo conocido. Además, como necesitaban mayor rapidez y menos espacio para escribir, idearon las letras minúsculas, pues hasta entonces solamente empleaban en la escritura letras mayúsculas.

Después de la caída del Imperio romano vino una etapa oscurantista: la Edad Media. Fueron siglos en los que la cultura se refugió en los monasterios y los copistas quedaron como los únicos letrados. A su trabajo contribuyeron los miniaturistas e iluminadores, quienes consiguieron ilustraciones maravillosas para enriquecer los textos. Finalmente, con la invención de la imprenta, se expandió de manera casi fulminante la posibilidad de leer y la de escribir más. Hasta la fecha.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código