[VENEZUELA]

Primero la verdad, luego las medidas

El Gobierno busca un salvavidas y se muestra dispuesto a ceder en sus agresiones contra la oposición democrática para amortiguar la caída, pero se empeña en su política de mentiras.

Temas:

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202D6ia7M.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202D6ia7M.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202D6ia7M.jpg

Nadie duda que Venezuela reclame de ajuste urgente y hasta draconiano para alcanzar, a mediano plazo, la recuperación de su cuerpo nacional, atemperando su agravada enfermedad social y económica, por ende, cabalmente política, hasta su total recuperación.

El cuadro que muestra, en su terapia intensiva, no puede ser más ominoso. Los homicidios en 2013 suman la cifra de 24 mil 763 víctimas, según el Observatorio Venezolano de la Violencia; a pesar de que el Ministro del Interior, días antes, afirmó que la tasa real es más baja, aceptando que es demencial sin decir que es una de las más altas del mundo.

La inflación acumulada durante el mismo período –con sus devastadores efectos sobre el bienestar social– ha roto un récord, alcanza a 56.2%. Es la más alta del planeta. Acumula 1,948% entre 1999 y 2013, lo que se explica, sin rodeos, en la insuficiencia de productos para la dieta básica y medicinas, pues el establecimiento industrial y comercial que resta en el país, luego de expropiaciones gubernamentales generalizadas e indiscriminadas para establecer una economía socialista y de Estado, muere de mengua. Y no tiene ahora acceso a los dólares requeridos para importar los insumos necesarios para su reactivación.

Las divisas, bajo secuestro oficial, ancladas a un valor de cambio irreal para ocultar lo inocultable, apenas sirven para financiar una burocracia de Estado desbordante –Nicolás Maduro establece 111 viceministerios– y para enriquecer a los especuladores con vara alta en el Palacio de Miraflores. Y el Banco Central de Venezuela, presionado por la circunstancia, imprime moneda sin respaldo en los ingresos de divisas, para disimular el cráter fiscal.

No le fue suficiente a la revolución el volumen de dinero obtenido a lo largo de casi tres lustros –más de $1,300 billones– y su dilapidación criminal para el sostenimiento de otra ilusión neo-cubana, ni el endeudamiento que hoy hipoteca el futuro de las próximas generaciones. La deuda pública consolidada saltó de $32 mil 809 millones (37.0% del PIB) en 1998 hasta $205 mil 330 millones (54.1% del PIB) en medio del auge más intenso y prolongado de los precios del petróleo. Y la deuda adquirida con los chinos, para colmo, ya duplica el monto de las reservas internacionales de la república.

El cuadro es desolador. Tanto que, comparando cifras, en juicio desdoroso para quienes somos dolientes de Venezuela, Andrés Oppenheimer salva a Zimbabue de cualquier comparación con nuestra realidad. Aquella, si bien restringe como Venezuela la libertad económica, situó su inflación en 10% y crecerá este año en 3.3%. Nosotros apenas 0.5%. Y si atendemos al informe que hace público la OEA, somos el puente marítimo para el tráfico de cocaína hacia el Caribe y el oeste de África, con destino final hacia Centroamérica, Estados Unidos y Europa, y el puente aéreo hacia Centroamérica y el Caribe, teniendo como puerta de ingreso a Honduras cuyo control buscó conservar a toda costa la Revolución Bolivariana. Y ello, según el mismo documento, explica el desbordamiento de nuestra violencia criminal doméstica.

El caso, sin embargo, es que el gobierno de Maduro por una parte busca un salvavidas y hasta se muestra dispuesto a ceder en sus agresiones contra la oposición democrática para amortiguar la caída, y por la otra se empeña en su política de mentiras. Luego de rebanar el grueso salchichón del Tesoro Público en los términos indicados, atribuye la situación actual a una guerra económica de la oligarquía; en tanto que las muertes que ha provocado el inmoral maridaje con la narcoguerrilla, ahora resulta que son la obra pérfida de los escritores de novelas para la televisión.

Todos los venezolanos, sin distingos, tenemos el deber de apostar a que el trance no se haga más gravoso, sobre todo para quienes menos tienen, que ya son las mayorías, incluida la clase media. Y no soy yo quien, como demócrata a pie juntillas, critique las iniciativas de diálogo dispuestas al efecto. Pero, asimismo, soy convencido de que no se avanzará un solo trecho en la dirección propuesta si, antes, el régimen no hace propósito de enmienda y acepta, con coraje revolucionario y poniendo de lado la cobardía que lo tiene como presa, que erró con sus políticas revolucionarias.

La URSS lo hizo en su momento, siendo potencia mundial y sin poder alegar que algún imperio lejano le ponía piedras en su camino socialista hacia el comunismo, que concluyó en un monumental fracaso histórico.

La vía hacia la democracia y la recomposición del cuadro social venezolano se toma, únicamente, en la esquina del servicio a la verdad. Luego vendrán, como terapia adecuada, las medidas y los paliativos necesarios, hasta el desafío de padecer todos, por algún tiempo más, sangre, sudor y lágrimas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código