[EXTRACTO]

Al Qaeda se ahoga en su sangre

Al Qaeda atraviesa por la crisis más grave de su historia. La aniquilación de bin Laden acabó con su mito de inmortalidad, pero además ha causado una sangría en la organización.

Al Qaeda se ahoga en su propia sangre, está herida, pero nadie sabe si todavía tiene fuerzas para superar su agonía y regenerarse. Diez años después del 11-S, el mundo es más seguro que antes, pero con matices: “Más seguro quiere decir que sigue siendo posible perpetrar ataques como los del 11-S o incluso otros de mayor envergadura, pero hoy a los terroristas les resulta más difícil organizar, financiar y cometer sus crímenes”, asegura un portavoz del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), uno de los servicios que colabora de forma más intensa y estrecha con la CIA en la lucha contra la yihad global.

¿Cómo será el mundo sin Osama bin Laden y con la mayoría de sus jefes militares muertos? “Tras la muerte de Osama, el centro de gravedad de la yihad global crece significativamente hacia sus afiliados. Al Qaeda en Yemen y Al Qaeda en la península arábiga suponen una amenaza mayor para Occidente que Al Qaeda central”, asegura Assaf Moghadam, investigador del Instituto Internacional sobre Contraterrorismo Herzliya (ICT) en Israel. “Los ataques espectaculares como el 11-S serán más improbables, porque requieren un prolongado esfuerzo de organización que en las actuales circunstancias es más difícil de llevar a cabo”, aventura. “Seguirá siendo una organización pequeña y peligrosa”, apostilla Rohan Gunaratna, director del área de terrorismo del Instituto de Estudios Estratégicos de Singapur.

Al Qaeda atraviesa por la crisis más grave de su historia. La aniquilación de Osama bin Laden, de 54 años, en su cómodo refugio paquistaní de Abbottabad, acabó con su mito de inmortalidad, pero además ha causado una sangría en la organización. Los miles de correos electrónicos incautados en el ordenador del emir han conducido hasta el ataúd a tres de sus jefes operativos: el tuerto Ilyas Kashmiri y Attiyá Abd el Rahman víctimas de los ataques de los Predator, aviones no tripulados, en Waziristán (Pakistán), y Fazul Abdulá Mohamed, acribillado por las balas cruzadas que recibió en un control militar en Somalia. Es el mayor golpe recibido por Al Qaeda desde que el saudí la constituyó en 1988 con solo 15 hermanos.

El egipcio Ayman al Zawahiri, que el pasado mes de junio cumplió 60 años, es el nuevo emir, pero pocos creen en su futuro. El analista Assaf Moghadam, de 37 años, lo explica así: “Los miembros de Al Qaeda y sus afiliados le han jurado fidelidad (bayah), pero no es bin Laden. Carece de su respeto y carisma. Los estadounidenses invertirán considerables esfuerzos en su localización, pero por razones simbólicas. Su neutralización es probablemente menos importante que la reciente muerte de Attiyá [el jefe de operaciones militares]”.

Guido Steinberg, de 43 años, analista del Instituto Alemán para Asuntos de Seguridad Internacional, asegura que la muerte de Osama es importante a largo plazo, aunque augura problemas de financiación. “No hay un sustituto saudí y eso es muy importante porque el dinero se recolecta allí, viene desde Arabía Saudí. Si no encuentran a un saudí, el dinero se irá a Yemen. Los libios tenían gran influencia, pero todos están muertos. No veo quién puede liderar la organización en Waziristán. Los yihadistas son racistas y no aceptan a cualquiera”.

Al Yihad, la organización terrorista que creó Zawahiri para derrocar al Gobierno egipcio, se unió a Al Qaeda el Askariya (la base militar) en junio de 2001, meses antes del 11-S, y su objetivo local se transformó en global. Ahora, algunos aseguran que hay divisiones internas y aventuran que sin bin Laden los ataques del grupo pueden cambiar. Moghadam, el analista de ICT en Israel, apunta en esa dirección: “El grupo está dividido entre los que quieren continuar atacando objetivos occidentales y los que desean focalizar su actuación en los regímenes apóstatas de Medio Oriente. Además, tiene que desmentir a algunos prominentes exmiembros de la organización que la critican”. Steinberg, el analista alemán, destaca las diferencias entre Al Qaeda y otros grupos asociados, como el Movimiento Islámico de Uzbekistán. “Los vemos como homogéneos, pero no lo son. Veremos una organización diferente en la que grupos como Lashkar e Toiba (LeT) tendrán más poder porque cuenta con el apoyo de militares paquistaníes”, dice. El paquistaní LeT, asociado a Al Qaeda, lucha por la independencia de la Cachemira india y protagoniza sangrientos atentados, el último el pasado julio en Bombay.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código