[PRESIÓN]

Rusia brinda su apoyo a Al Assad

A pesar de la presión internacional, Rusia protege al régimen sirio de Bashar al Assad. Con su apoyo diplomático y suministro de armas, persigue objetivos estratégicos y económicos en la zona. El espectacular descubrimiento de armas ante las costas de Chipre es desconcertante: se interceptó un buque con 60 toneladas de munición procedente de Rusia cuyo supuesto destino era Siria. A pesar del conflicto, Moscú había insistido en que cumpliría sus acuerdos de armamento con Siria. Rusia teme, ante todo, que una caída del presidente sirio, Bashar al Assad, provoque una reacción en cadena en Medio Oriente. Además, el controvertido gobierno de Al Assad se ha convertido en un gran aliado de Rusia en la región tras el derrocamiento del exlíder libio Muammar al Gaddafi.

Más de 5 mil civiles murieron en Siria desde el comienzo del conflicto, según estimaciones de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, Rusia no ha dudado en señalar a Al Assad como responsable de dicha violencia. Pero al mismo tiempo, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, llamó “extremistas” a los desertores sirios, a quienes acusó de querer provocar una estrategia de escalada del conflicto con el objetivo de lograr una intervención militar internacional.

Moscú quiere evitar a toda costa una intervención de la Organización del Tratado del Atlántico Norte y puede hacerlo con su poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. El “escenario de Libia” no debe repetirse, advierte Rusia en cada ocasión. Los analistas ven el temor de perder a otro compañero después de la caída de Gaddafi. El final del déspota libio le costó a la principal agencia estatal rusa de productos de defensa, Rosoboronexport, cerca de 5 mil millones de dólares.

El director general de la agencia, Anatoli Issaykin, aseguró que no habrá ningún embargo armamentístico contra Siria y que Rosoboronexport está obligado a cumplir todos los contratos. Así, a pesar de las protestas de Israel y Estados Unidos, Rusia ofrece misiles antibuques del tipo Yakhont.

A pesar de la controversia en torno a las sanciones de la ONU, Rusia continúa tendiendo una mano protectora a Al Assad. Moscú denunció como “unilaterales” los proyectos de resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y, en unión con Beijing, evitó condenar el régimen sirio. A su vez, Rusia exigió una resolución que condene la violencia de los insurgentes, pero Occidente no lo aceptará. El acuerdo parece lejano, dijo el viceministro ruso de Relaciones Exteriores, Gennady Gatylov.

Otro punto importante para el apoyo de Moscú es la base militar de Tartus. Allí estuvo anclado hasta el martes el único portaaviones ruso “Almirante Kuznetsov”, un buque imponente de más de 300 metros de largo y una tripulación de 2 mil hombres. Medios de comunicación estatales sirios celebraron la “visita solidaria” ante “la situación de amenaza” de la OTAN.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código