ALERTA: Moradores de Juan Díaz bloquean el corredor Sur, a la altura de Don Bosco.

[DIVERSIFICACIÓN]

El Salvador descubre el gris

Las elecciones abocan a una segunda vuelta entre dos partidos tradicionales de izquierda y derecha, pero revelan el ascenso de una nueva fuerza.

Veintidós años después de cerrar la guerra civil entre una guerrilla marxista y una oligarquía de ultraderecha, El Salvador, que desde entonces no ha podido dejar atrás la polarización política, la cultura del blanco y el negro, ha descubierto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, celebrada el domingo, el color gris. Los resultados confirman, en primer lugar, la fuerza de la izquierda exguerrillera del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que ganó por primera vez en 2009 y ahora trata de retener el poder.

El domingo logró 48.9% de los votos y se quedó a un punto de lograr la mayoría suficiente para ganar en primera vuelta. Su competidor será el partido derechista Arena, que se tuvo que bajar del trono en 2009 después de encadenar tres victorias presidenciales desde que terminó la guerra y que en esta primera vuelta ha conseguido 38.9% de los votos. Los dos partidos tradicionales se disputarán el poder en la segunda vuelta el próximo 9 de marzo.

Pero la primera ha dejado un matiz que apunta a una incipiente diversificación de la estructura política salvadoreña: por primera vez una tercera fuerza ha logrado un porcentaje significativo, 11.4%. Se trata de Unidad, una alianza de partidos que busca atraer un voto moderado tanto de la izquierda que fue socialista como de la derecha que sigue advirtiendo de que el fantasma del comunismo ronda El Salvador.

Aunque Unidad se ha quedado fuera de estas elecciones, se ha hecho un sitio en primera línea de la política nacional. El domingo, en cuanto se supo que habría segunda vuelta, el líder del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, dijo que el candidato del nuevo partido, Elías Antonio Saca, lo había llamado para ofrecerle su apoyo.

Saca no es ningún recién llegado a la política. Fue presidente con Arena entre 2004 y 2009, pero después se independizó para hacer política como independiente. El lunes, el diario digital El Faro, bastante crítico con los extremos políticos tradicionales, recordaba que Saca no fue un presidente transparente en el manejo de los recursos públicos, y reproducía esta frase suya: “La mejor ley de acceso a la información es la que no existe”. El jefe de Unidad, además, aplicó durante su gobierno la política llamada de “súper mano dura contra las pandillas criminales” y, cuando terminó su mandato, la violencia vinculada a las bandas se había disparado hasta situar a El Salvador entre los países más homicidas del mundo.

El gobierno del FMLN heredó esa situación, que se prolongó en sus primeros tres años de mandato y cambió a partir de la tregua pactada en 2012 desde prisiones de máxima seguridad entre los líderes de las pandillas a cambio de beneficios penitenciarios. Desde entonces, se ha pasado de una media de 70 asesinatos por cada 100 mil habitantes a una de 39 por cada 100 mil en 2013.

El futuro de la tregua es actualmente la mayor incógnita en El Salvador. El candidato de Arena, Norman Quijano, ha propuesto recuperar la represión como modelo de combate a las bandas, mientras que el FMLN daría continuidad a la tregua.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código