[SOCIEDAD]

Sanidad , arma contra la pobreza

Hace seis años que María Rosa Torres tuvo a su tercer hijo. Como con los anteriores, dio a luz en un hospital público de la región paracentral de El Salvador. Tuvo que pagar 40 dólares por la asistencia. Algo que para su familia, que subsiste con los 150 dólares al mes que gana su esposo, jornalero, supuso un enorme esfuerzo. Como lo fueron los 5, 20 o 15 dólares que debía abonar por consulta cada vez que uno de los chiquillos enfermaba.

Cuenta que solo iba al médico cuando era muy urgente: “Solo por los niños”. Como le ocurría a ella, cada año unos 150 millones de personas en el mundo se ven al borde del abismo por tener que pagar las facturas sanitarias, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Un abismo al que Torres lleva tres años sin asomarse.

Desde que El Salvador reformó su sistema público de salud y eliminó esos pagos llamados –paradójicamente– “cuotas voluntarias”. Un paso hacia la universalización de la cobertura que también están dando –a distintos ritmos– otros países en desarrollo como Sierra Leona, India o Filipinas, y que contrasta con los recortes en sanidad de países desarrollados, como España.

El derecho a la asistencia sanitaria gratuita para toda la población es una de las fórmulas que los expertos consideran más eficaces para luchar contra el círculo de la pobreza. Las experiencias en los países donde se ha apostado por una ambiciosa agenda en este sentido –algunos han eliminado el pago directo, otros han creado prepagos o seguros de salud públicos– demuestran que es un buen camino y que los indicadores mejoran.

Sus ejemplos se revisaron estos días durante la Asamblea General de Naciones Unidas. En ella, mandatarios, expertos y organizaciones trataron de definir los nuevos objetivos –que sustituirán a los del Milenio, cuya fecha tope es 2015– que los países en vías de desarrollo deben alcanzar. Uno de ellos (abarcarán los campos de la educación, medio ambiente, igualdad...) podría ser la universalización de la cobertura.

La apuesta es costosa pero rentable, según los expertos en salud pública y la OMS. Este organismo ha calculado que la inversión salvaría ocho millones de vidas al año y generaría unas ganancias de unos 360 mil millones de dólares anuales entre 2015-2020; una cantidad, afirma la comisión de macroeconomía de esta institución en un informe, que equivale varias veces al coste de las intervenciones sanitarias. ¿Cómo? Si se atajan las enfermedades evitables y se mejoran los indicadores de salud, se incrementa la fuerza laboral y la productividad de estos países.

Pero a pesar de estos datos, no todos apoyan la medida. Algunos Estados, como Congo o Mozambique (que dedican menos de 40 dólares per cápita a sanidad frente a los $3 mil 380 de España, por ejemplo), no niegan la importancia de la salud, pero creen que la cobertura debe tener límites: solo los menores o lactantes y embarazadas. Más, dicen, sería ilusorio en un momento en el que la ayuda al desarrollo, en la que se apoyan, se ha recortado mucho.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código