[COMUNICACIÓN]

´Stop´ al telegrama

Dicen que todo llega a su fin y debe ser cierto. Si el primer telegrama se envió en Estados Unidos en 1844, resulta ser que el próximo 14 de julio se podría emitir el último de estos mensajes. Al menos así será en la India, donde, después de prestar servicio telegráfico durante más de cien años, la empresa estatal de comunicaciones BSNL interrumpirá para siempre este sistema de comunicaciones que en el siglo XIX y todo el XX mantuvo vivo el contacto de una punta a otro del planeta.

Es cierto que desde hace tiempo los usuarios apenas recurren al telegrama, sobre todo en el primer mundo, donde compañías como la Western Union en Estados Unidos eliminaron este servicio por su desuso en la era de los grandes avances tecnológicos. Hasta en los países más pobres se ha impuesto la telefonía móvil, con sus mensajes de texto y los SMS que a todas horas se iluminan en las pantallas de los celulares.

En un momento en el que los jóvenes se mantienen conectados día y noche a través de redes sociales como Facebook, ya no tiene sentido acudir a los establecimientos donde un telégrafo, como el que por primera vez usó Samuel Morse con el código que ideó, emita señales eléctricas para hacer llegar mensajes.

No obstante, la noticia de que los telegramas ya son un vestigio del pasado pone de manifiesto una vez más que el mundo que conocimos se va desvaneciendo. Salvo la escasa correspondencia que aparece en los buzones con recibos o publicidad, hoy en día es raro recibir una carta personal. La idea de que llegue un sobre con una larga e íntima epístola es hoy algo del pasado que amarillea entre las páginas de un libro olvidado. Hasta los e-mails, que acabaron por sustituir a la carta de toda la vida, también son considerados antiguallas por una generación que condensa y exhibe sus experiencias con fotos en el Instagram o breves postings en un muro virtual. Lógicamente, el socorrido telegrama que en las dos grandes guerras del siglo pasado sirvió para saber de los seres queridos en el frente, hoy es tan obsoleto como enviar señales de humo.

Al leer en la prensa que en menos de un mes presenciaremos el canto del cisne de los telegramas, recordé que aún conservo uno que un buen amigo me envió en 1987 con motivo del nacimiento de mi primera hija. La breve misiva, que provenía de España para darle la bienvenida a la niña, fue colocada en un álbum de fotos como reminiscencia del cariñoso gesto. Ahora ese viejo telegrama es una reliquia de otro tiempo que se hace cada vez más remoto.

Cuando Morse mandó su primera comunicación en clave desde Washington a Baltimore escribió una frase de la Biblia: “¿Qué nos ha traído Dios?”. Ahora, al cabo de más de un siglo, alguien desde un despacho de la India podrá responder a la pregunta existencial: hemos dado salto vertiginoso en la tecnología que ha dejado atrás inventos revolucionarios como el telégrafo. Llegará el día en que no tengamos memoria de aquellos telegramas. Stop. @ginamontaner

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código