[GRECIA]

´Tileorasi´

La palabra del título corresponde, en alfabeto latino, a la palabra griega para “televisión”. Palabras serán todo lo que tengan en adelante los griegos respecto de la televisión pública; se han quedado sin las imágenes así, de la noche a la mañana, de forma literal porque a la hora de las brujas del 11 de junio los tres canales de la Radiotelevisión Griega dejaron de emitir.

De tal suerte los griegos pasan a ser los primeros europeos que carecen de una televisión que no sea privada. Habrá quienes lo celebren porque, en Grecia, existía un canon que convertía en cierto modo la televisión pública en canales de pago. Y al margen de los trabajadores despedidos no serán muchos quienes hayan de lamentarlo; las cadenas públicas contaban con una cuota de pantalla muy pequeña comparada con las privadas.

El cierre de la ERT, que es como se llama la radiotelevisión griega, se supone momentáneo: el gobierno de Andonis Samarás ha prometido transformarla en un organismo mucho más liviano –700 empleados frente a los 2 mil 700 actuales– aunque sin una fecha límite para la reconversión.

De hecho, es esa la clave nada oculta del cierre porque permite echar a la calle a algo más del 10% de los empleados del Estado que la troika ha exigido despedir a cambio de los rescates. Tiempo dará, pues, para plantear qué tipo de televisión pública van a tener los griegos. En términos económicos, al menos.

En realidad es ese el debate de fondo que cualquier país con apuros para el equilibrio en sus cuentas se debería plantear. Lo hemos vivido en España con la proliferación de los canales autonómicos a los que, en algunos casos se han sumado incluso televisiones municipales.

Aunque el derecho a la información forma parte de las necesidades básicas que la Constitución española garantiza (en teoría), el diluvio de nuevas televisiones pagadas con pólvora del rey no se debió en ningún caso al fervor por la defensa de los derechos fundamentales. Se trataba de controlar el voto futuro por medio de unos canales públicos que se suponía que iban a defender de manera nada disimulada los intereses políticos de sus muñidores y llevarles, así, a la victoria en las urnas. Lo primero, sí que sucedió; lo segundo, no. Pero las teles se quedaron y ahora andamos dando vueltas en España a su sentido y viabilidad.

Si estamos hablando de sanear cuentas, poco cabe discutir. Pero si el debate va de derechos esenciales, podría pensarse en que la mano negra mejor consiste en vaciar de contenido el servicio público, sesgando la información hasta que no interese a nadie, como etapa previa a echar el cierre. Está sucediendo ya con la radio pública española que, hasta la legislatura actual, era un modelo de independencia.

Es un plan parecido al que amenaza a la sanidad pública en lugares como Madrid, de momento. Y quizá Grecia no sea otra cosa que el ensayo final.

Más noticias de Perspectiva

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código