[MEDIO AMBIENTE]

Trump y el cambio climático

El anuncio de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático, lejos de suponer el fin del mundo, ofrece la oportunidad de realizar un enfoque algo más inteligente.

Temas:

Trump y el cambio climático Trump y el cambio climático
Trump y el cambio climático

La elección de Donald Trump y de las mayorías republicanas en ambas cámaras del Congreso tiene aterrorizados a los defensores del medio ambiente y a los activistas del cambio climático, quienes han declarado que los próximos cuatro años serán un “desastre”. El miedo es comprensible. Todavía tenemos mucho que conocer acerca de los planes de la nueva administración. Pero tal vez, sorprendentemente, lo poco que sabemos ofrece algunos motivos para la esperanza.

No es necesario reiterar, en 2016, que el cambio climático es real y, sobre todo, producido por el hombre. Es difícil saber si Trump reconocerá esto: se ha referido al calentamiento global como un “cuento chino”, pero posteriormente matizó diciendo que se trataba de una broma; negó la existencia del cambio climático durante la campaña, pero apoyó las medidas relativas para impedir el calentamiento global. Lo que realmente importa no es la retórica, sino la política. Hasta el momento, sabemos que Trump planea sacar a Estados Unidos (EU) del Acuerdo de París contra el cambio climático. Esto está lejos de suponer el fin del mundo que algunos sugieren, mientras que ofrece la oportunidad de realizar un enfoque algo más inteligente. Incluso los más fervientes partidarios reconocen que el Acuerdo de París por sí mismo hará poco por frenar el calentamiento global.

Las Naciones Unidas estiman que si cada país tuviera que reducir las emisiones de dióxido de carbono acordadas, entre 2016 y 2030, en toda su extensión y sin realizar engaño alguno, las emisiones de CO2 se reducirían solo en una centésima parte de la cantidad que realmente es necesaria para mantener el incremento de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados.

Sin embargo, las promesas de París serán costosas. Tratar de reducir las emisiones de dióxido de carbono, incluso con un impuesto eficaz en este sentido, tiene como consecuencia que la energía barata sea más cara y esto ralentiza el crecimiento económico.

Hoy en día, la tecnología verde es todavía muy ineficiente, requiriendo de subsidios significativos. Los cálculos realizados, usando los mejores modelos económicos revisados por expertos, muestran que el costo de las promesas efectuadas en París –con un crecimiento más lento del PIB procedente de unos mayores costes de la energía– alcanzaría entre mil millones y 2 mil millones de dólares cada año desde 2030.

Por otra parte, el Acuerdo de París es probable que hubiera fallado, incluso si no se hubiera producido la elección de Trump. Muchos países en vías de desarrollo que firmaron el acuerdo esperan beneficiarse de un fondo de “compensación” de 100 mil millones de dólares procedente de los países ricos, todos los años a partir de 2020. Este dinero probablemente nunca se vea materializado, poniendo el acuerdo al completo en riesgo.

La promesa de Trump de sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París no solo afectará muy poco al aumento de la temperatura, sino que detendrá al mundo en esta persecución de un callejón sin salida político.

También ofrece la oportunidad de encontrar una solución más inteligente. Los economistas del clima han encontrado que la Investigación y Desarrollo (I+D) en energía renovable es un planteamiento mucho más eficiente.

Esto está muy en línea con la promesa de Trump en campaña de “invertir en investigación y desarrollo en todo el amplio panorama del ámbito académico”, y con su insistencia en “desarrollar fuentes y producción de energía que reduzcan la necesidad de dependencia de los combustibles fósiles”.

También reforzaría el trabajo del consorcio mundial impulsado por Bill Gates que tiene el objetivo de duplicar la investigación y desarrollo de energías renovables en todo el mundo. Un grupo de premios Nobel para el proyecto del Consenso de Copenhague sobre el Clima concluyó que no debemos únicamente duplicar el I+D, sino sextuplicarlo, para llegar por lo menos a los 100 mil millones de dólares al año. Esta inversión en ingenio podría ayudar a dar un nuevo giro, reduciendo el precio de la energía verde por debajo de los combustibles fósiles. Solo entonces seremos verdaderamente capaces de detener el cambio climático.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código