[INVESTIGACIÓN]

Trump y la ciencia

Temas:

Donald Trump. Donald Trump.
Donald Trump. AFP

Las consecuencias de la victoria de Donald Trump han llegado a la cumbre de las publicaciones científicas. Nature –que es británica, no estadounidense, y tiene el mayor impacto entre las revistas no especializadas– ha dedicado varios artículos en el número que siguió a las elecciones presidenciales a analizar lo sucedido.

Comenzando por la incapacidad de las encuestas para prever los resultados. Que todos los sondeos de mayor alcance fallasen excepto el de Los Ángeles Times –hecho por la University of Southern California–, e incluso que este último fuese tomado con cautela por el diario que lo publicó, reacio a dar por buena la predicción, pone de manifiesto la crisis de las técnicas actuales de encuestas. El comentario de Nature atribuye los errores cometidos a que los consultados no representan a quienes acuden a las urnas. Y atribuye el sesgo a que una cantidad creciente de ciudadanos con teléfono móvil no responden a una llamada cuyo número desconocen.

Pero si algo tan sencillo como anticipar el sentido del voto falla, ¿qué puede decirse de la política que seguirá el nuevo presidente respecto de la investigación científica? Daniel Sarewitz, codirector del Consortium for Science, Policy and Outcomes de la Arizona State University, sostiene en Nature que si Donald Trump quiere beneficiar a quienes le votaron, como prometió hacer en su campaña, estará obligado a promover iniciativas científicas creativas que permitan recuperar empresas como las farmacéuticas, huidas al extranjero.

Dentro de esa estrategia, y de acuerdo con la hostilidad manifestada por Trump hacia las energías renovables, Sarewitz cree que sería coherente que promoviese investigaciones encaminadas a rediseñar las centrales nucleares. Pero ni que decir tiene que las obligaciones contraídas en plena contienda electoral están lejos de quedar garantizadas, por más que la innovación científica sea la mayor fuente de creación de empleo en Estados Unidos (EU) y, de hecho, Trump se haya manifestado en favor de las empresas innovadoras.

En el artículo que dedica Nature a calibrar el impacto que ha producido la victoria de Trump entre los científicos los consultados se muestran muy preocupados por las perspectivas inmediatas de su trabajo. Los que llegaron a EU con la promesa de llevar a cabo proyectos de interés se plantean ahora la vuelta a sus países de origen.

El problema básico, como señala Nature, es que Trump ha cubierto de silencio sus posibles ideas acerca de la ciencia, si es que existen más allá de las generalidades que no pueden verterse en unos presupuestos. Lo que opina el nuevo presidente sobre el cambio climático, por ejemplo, sale del ámbito científico para instalarse en la charla de café o, ya que estamos, en la simple superstición. Pero desde todo el planeta se le exige que decida el compromiso de EU sobre el nuevo acuerdo del clima. Con la duda sobre si pondrá su rúbrica Trump.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código