[RELACIONES]

La UE ya marcha a dos velocidades

En Londres residen al menos 350 mil franceses, según estimaciones consulares, de forma que los galos llaman a la capital británica “la sexta ciudad francesa”. La perfidia es mutua entre los vecinos separados por el canal de La Mancha y unidos por el Eurostar (alta tecnología francesa). Los políticos tratan de superar el estereotipo, aunque no siempre.

Nicolas Sarkozy dio carácter prioritario a la relación con el Reino Unido y firmó un ambicioso acuerdo de defensa que favorecía los intereses del grupo Dassault, dueño del diario Le Figaro. Pero el agitado final de mandato del omnipotente presidente puso la relación con Londres al rojo vivo. París sacó a pasear a Juana de Arco, indignada porque las agencias de calificación amenazaban con quitarle la triple A, mientras respetaban la insolvencia británica. Altísimos funcionarios galos acusaron a Cameron de gobernar un chiringuito fiscal, y el premier vetó sin pestañear el Pacto Fiscal de Merkozy, dejando una vez más aislado al continente.

Y en esas llegó François Hollande. Cameron rehusó recibirle durante un viaje a Londres marcado por esta frase defensiva: “No somos peligrosos”, réplica a los ataques de la prensa liberal inglesa, que pedía el voto para Sarkozy aduciendo que Hollande es un dangerous socialist que jamás hará las reformas que Francia necesita para reducir el gasto público –olvidando de paso que tampoco Sarkozy las hizo–.

Pese a los consejos de The Economist, Flanby ganó las elecciones. Cameron acogió con sarcasmo sus políticas de justicia fiscal, diciendo por encima del hombro: “Cuando Francia instaure la tasa del 75% para las rentas más altas, desplegaremos la alfombra roja a las empresas francesas”. Una simpática invitación a la insumisión/evasión fiscal, que se sumó a la elegante recepción de los tabloides a Valérie Trierweiler, llamándola rottweiler y cosas peores.

Hollande encajó todo este ambiance con su calma habitual. No en vano sus antiguos camaradas le llamaban Monsieur Tentetieso: por mucho que le des, no cae. Se limitó a decir que la UE no es un supermercado al que uno llega para coger lo que quiera. Y llegó la primera reunión bilateral. La reina Isabel anunció que recibiría a solas al presidente, sin testigos ni intérpretes: “Hablarán en francés”, subrayó el rotativo Le Figaro.

Londres temía un paso atrás de Hollande en los contratos de Defensa, especialmente en el de un avión no tripulado, capricho de Sarkozy. Pero el presidente francés, que en mes y medio se ha revelado como un maestro de la diplomacia siendo totalmente inexperto, también salió indemne esta vez. Afirmó no estar resentido con Cameron, y más o menos se comprometió a no subir los impuestos a los 200 mil británicos que poseen residencias en Francia. Incluso sobre las diferencias de Cameron con Europa se mostró comprensivo: “Gran Bretaña no quiere ser miembro de la zona euro, y Francia no quiere obligar a nadie a que se una a la zona euro. Así que debemos crear la Europa a dos velocidades, y que cada uno lleve su ritmo”. Menos dangerous, imposible.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código