[CERCANÍA]

¿Veinte años no es nada?

´Dans la maison´ tiene como argumento el proceso creativo de un muchacho con dotes innatas de escritor y que es asesorado por su profesor de literatura del instituto.

Le pregunté a mi hija de 30 y pocos años que si le había gustado una película que yo tenía muchas ganas de ver. Por el tema y porque había ganado la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián de este año. Me contestó en principio con una sola palabra: ¡Peliculón!

Dans la maison (En la casa), dirigida por el francés François Ozon y basada en la obra de teatro El chico de la última fila, de Juan Mayorga, tiene como argumento el proceso creativo de un muchacho con dotes innatas de escritor y que es asesorado por su profesor de literatura del instituto.

A los pocos días, cuando yo ya la había visto, volvimos sobre el tema en un ámbito puramente doméstico, es decir, en esas conversaciones que surgen sin intención alguna de análisis o profundidad mientras pones la mesa y que otros interrumpen para preguntar qué vasos se utilizan. Le dije que me había gustado mucho, y su respuesta, a la que nunca regresamos, fue un campanazo en mis oídos. Es muy buena –comentó con una dulce ironía– y nada que ver con “Oh Captain! My Captain!”

Supe enseguida que no se refería exactamente a los versos de Whitman, sino al apelativo que, después de haber leído en clase el poema, daban sus alumnos a John Keating, protagonizado por Robin Williams en otra película memorable: La sociedad de los poetas muertos. Si se estrenó en 1989, supongamos que llegará a los cines panameños al año siguiente, hace más de 20 años. Mi hija era por tanto una adolescente, casi una niña, pero debió de calar hondo en ella para hacer un contraste tan sintético. En ella, en su generación y en las anteriores. No hablo por hablar. Recuerdo que puse la película al quinto año de la escuela donde trabajaba en Panamá y la actividad fue un éxito. Aparte de lo que suponía el traslado al salón de audiovisuales y escapar del aula por unas horas, ni se movieron cuando sonó la campana del recreo. Tal vez estaban a la búsqueda de ese profesor que despertara en ellos su identidad y lo echaban en falta aun antes de conocerlo.

El campanazo en los oídos, sin embargo, tenía otras causas. En la ligera ironía de mi interlocutora percibí el clamor de un proceso de madurez que solo se consigue con los años y que permite dejar de lado el idealismo para asimilar la realidad. Nada que ver con Oh Captain! My Captain!, dijo. Y en efecto, Germain, el profesor de Dans la maison, no tiene nada que ver con Keating. Ni tiene un espíritu didáctico que se le salga por los poros, ni un pasado romántico ni perteneció nunca a la originaria sociedad de los poetas muertos. Se siente intrigado por las dotes observadoras de su alumno y aún más por la trama de una novela que el muchacho le va entregando como si se tratara de un serial y que él encauza con recursos literarios. Su vida, además, es bastante anodina, pero la relación con el discípulo despierta en él preguntas que antes no se había hecho: ¿Su matrimonio es todo lo estable que supone? ¿Por qué es capaz de enseñar a escribir un escritor frustrado? ¿De dónde proviene el interés por el chico? ¿Deseó tener hijos más de lo que confiesa?

En definitiva, Germain es una persona con la que cada quien puede identificarse. Un antihéroe. No un modelo a seguir. El perfecto protagonista de una obra de nuestros días. Verosímil, creíble, cercano. Si volviéramos a ver La sociedad de los poetas muertos quizá nos parecería edulcorada. Tan escépticos nos hemos vuelto. Solo han pasado 20 años, pero ahora sabemos con certeza que ya no encontraremos a Keating. Si yo volviera a las aulas no me atrevería a pasarla a mis alumnos. Me temo que se burlarían.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código