[SOLIDARIO]

Violar es la regla

Fue una situación incómoda y hasta peligrosa la que vivió Evo Morales, además arbitraria y violatoria de toda regla, lo que justifica sobradamente su agravio.

Puesto en Europa, el hecho que los reyes abdiquen me pareció el tema indicado. Maravilloso eso de que no se abracen por tanto tiempo al poder. Incluso teniendo derecho, no como en otros lados –como ocurre por los pagos latinoamericanos por ejemplo– en que nadie quiere largar y utilizan cualquier medio –principalmente violar la propia Constitución (a veces le llaman reforma)– para continuar en el trono.

Si escribo sobre ese tema quizás se contagien, pensé. Aun tomando en cuenta las excepciones, como el caso de Isabel de Inglaterra, con más años al frente que el propio Castro, uno de los monarcas absolutos más antiguo del mundo que en la actualidad gobierna a través de su hermano. Otro es el de Juan Carlos de España, que hace más esquives que Cristina Kirchner para quedarse. Felipe, el príncipe, mientras tanto, espera con paciencia y con fe en sus chances para heredar, probablemente con las mismas o más que Carlos, el otro príncipe, pero sí seguramente con muchas más que Máximo, el de La Cámpora, que regentea hoy a la Argentina.

Pero finalmente opté por solidarizarme con Evo Morales. Y esto porque no hay cosa que me moleste más que cuando estamos a punto de aterrizar, el piloto nos anuncie que va a tener que sobrevolar, por tal o cual razón. Muchas veces porque en ese momento está llegando o saliendo algún avión presidencial. Una situación incómoda y hasta peligrosa la que vivió Evo; además arbitraria y violatoria de toda regla, lo que justifica sobradamente su agravio. Sentirse vejado así, sin poder defenderse, impotente ante la actitud de prepotencia de quienes se sienten dueños y señores y se creen impunes.

Una sensación similar a la que han sentido seguramente algunas comunidades indígenas bolivianas, reprimidas y apaleadas por marchar y protestar porque Evo les mete una carretera, en la propia panza de la Pacha Mama, para satisfacción de sus amigos cocaleros y de Brasil. O la que sintieron aquellos minusválidos que se acercaron a la Casa de Gobierno en La Paz para respaldar unos mínimos reclamos y a los que la policía disolvió aplicando la picana eléctrica a las sillas de ruedas. O la que sienten la oposición y el pueblo boliviano ante cada vuelta de tuerca –reforma o interpretación de la Constitución– para que Morales continúe en el poder.

No creo que Evo, ahora como víctima, haya pensado en todo eso. Pero una cosa no quita la otra: lo de los europeos fue feo.

Y a Evo, además, quizás hasta le venga bien electoralmente. Se puso un collar de guirnaldas y fue Bolivia. Eso sí, no le salió bien lo del tinglado de la Unasur. Estuvieron presentes los más previsibles protagonistas del sainete, pero la reunión fracasó. Es que una cosa es interferir en los asuntos internos de Paraguay, pero meterse con la Unión Europea y Estados Unidos, ya es diferente. Una política pragmática, debe ser pragmática. Hay que medir los riesgos.

Es lo mismo que lo de los países que le negaron los cielos a Morales, notoriamente a “pedido” de Estados Unidos, el país que según se ha revelado nos tiene a todos bajo su lupa –y por supuesto, a sus aliados de Europa–, aunque a veces no sea capaz de leer una lista de pasajeros.

Es que ya no se respeta ninguna regla. Se ha perdido el decoro y hasta elegancia. La norma es violar las reglas. Y la excepción es aplicarlas y respetarlas solo para los casos de los más débiles o desgraciados.

Más noticias de Perspectiva

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código