[GOBIERNO]

Yemen, oscuro futuro

Yemen ha celebrado unas elecciones presidenciales peculiares, a las que conviene cualquier calificativo menos el de democráticas. Una votación no tanto para escoger un nuevo jefe de Estado en uno de los países más pobres y desvertebrados del mundo cuanto para desembarazarse, finalmente, de Ali Abdulá Saleh, el déspota que durante 33 años ha gobernado como su finca este rincón al sur de la península Arábiga.

Los comicios, con un candidato único, violencia armada en el sur y una participación todavía desconocida, han instalado en el poder a su vicepresidente y mano derecha durante muchos años, Abdrabbo Mansur Hadi, exgeneral. Su misión es rescatar del caos al misérrimo país árabe y evitar una guerra civil en ciernes.

Durante un año, en la estela de la primavera árabe, los yemeníes se han echado a las calles por decenas de miles para exigir, al precio de abundante sangre derramada, la marcha del tirano, gravemente quemado en junio en un ataque al palacio presidencial.

En noviembre pasado, la presión combinada de Arabia Saudí, los países del Golfo y Estados Unidos consiguió que Saleh aceptara finalmente dejar el poder, una vez elegido su sucesor.

El relevo en Yemen, según este plan, incluye la redacción de una nueva Constitución, la reorganización de las Fuerzas Armadas y la preparación de elecciones multipartidistas en dos años, el tiempo que teóricamente Hadi debe permanecer en la presidencia.

Tan obligado como celebrar esas buenas intenciones es admitir que ponerlas en pie es lo más parecido a una misión imposible. Saleh, cuarto déspota árabe defenestrado en un año por sus compatriotas –tras los de Túnez, Egipto y Libia– deja una economía feudal, un imparable separatismo en el sur (que se siente preterido tras perder la guerra civil de 1994, que siguió a la unificación del país) y una enraizada rebelión chií en el norte. A los agravios étnicos y religiosos se suma la expansión territorial de Al Qaeda en Yemen.

Y si lo anterior no fuera suficiente, el presidente Hadi tiene por delante otro reto supremo, el de arrebatar al clan Saleh su poder militar y económico.

Hijos, hermanos o sobrinos del dictador exiliado manejan no solo algunos de los negocios más lucrativos del país, sino también la Guardia Republicana, la Fuerza Aérea, las agencias de seguridad o la unidad antiterrorista de élite. Este es el sórdido escenario que se supone han de cambiar las elecciones yemeníes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código