[INFORMACIÓN PÚBLICA]

Los barones de la prensa pierden poder frente a Twitter

El ascenso de internet, y particularmente de las redes sociales, está revolucionando las estructuras de control de la información, y por extensión, las propias estructuras de poder.

La empresa News Corp de Rupert Murdoch debe de haber deseado que sus convenientes relaciones con la policía británica y los partidos políticos fueran suficientes para evitar una investigación por las persistentes acusaciones de que los periodistas del diario habían vulnerado la ley. En el pasado, habría funcionado. Pero cuando los periodistas de investigación de la vieja escuela del diario Guardian demostraron que habían pinchado las comunicaciones de víctimas, incluida la adolescente asesinada Milly Dowler o de las familias de los soldados británicos muertos, internet y las redes sociales se encargaron de que no fuera así.

La historia inicial puede haber llegado por un medio impreso, pero la oleada de indignación por internet, que terminó con la huida masiva de los anunciantes del periódico para salvar su cara pública, fue algo nunca visto, el último ejemplo de que las redes sociales actúan como un acelerador en las crisis políticas.

El ascenso de internet, y particularmente de las redes sociales, está revolucionando las estructuras de control de la información, y por extensión, las propias estructuras de poder. Guardar secretos se está volviendo más complicado, pues robarlos en ingentes cantidades y diseminar la información por el mundo es cada vez más fácil, como se pudo ver el año pasado con WikiLeaks.

Y esto podrían ser malas noticias para los magnates de los medios como Murdoch. “Lo que vemos en estos casos es lo que podríamos denominar una democratización, un deterioro del poder de los ´guardianes´ de la información tradicionales, como los gobiernos y los directores de periódicos”, dijo Jonathan Wood, analista de asuntos globales de Control Risks.

“Se puede tomar información en ingentes cantidades y enviarla inmediatamente por todo el mundo, y es mucho más difícil detenerla”, añadió. Esto dificultaría en años venideros los “pactos entre caballeros” entre los jefes de los medios y los demás (como por ejemplo, para asegurar la privacidad de las familias de los políticos o el destino secreto del príncipe Enrique en Afganistán), afirmó.

Hace 10 años, un político o empresa bien conectados que intentaran enterrar una historia habrían llamado a los directores de los periódicos nacionales y quizá a los responsables de alguna cadena de televisión. Ahora, tendrían que estar mucho más preocupados de lo que sale en Twitter, Google o Facebook, que puede ser mucho más difícil de detener.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

28 Jun 2017

Primer premio

4 4 9 7

DBAC

Serie: 8 Folio: 4

2o premio

6250

3er premio

9772

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código