[BRASIL]

Un coliseo en medio del desierto

Las empleadas de la tienda llevan cinco años viendo crecer esta mole de piedra desconcertante a la entrada del municipio de Alto Santo (16 mil 300 habitantes), en el estado de Ceará. Un estadio de fútbol que por fuera imita un coliseo romano en pleno sertão –término brasileño usado para referirse a esa región de clima semiárido en el interior del nordeste del país–. Todas las ventanas dan a las obras, todavía sin pintar. Nilcivania Holanda, dependienta de la estación de servicio, de 22 años, está orgullosa del paisaje. “Es bonito, ¿verdad?”, dice sonriente, apoyada en el mostrador. “Todos los turistas se paran a sacarle fotos”.

Fuera de la estación de servicio hace un calor aplastante y el paisaje es árido, sequísimo y naranja, plagado de casitas bajas. ¿A quién se le ocurrió este delirio arquitectónico en un lugar donde lo típico son las fiestas en las que los jinetes tumban un toro agarrándolo del rabo?

Hasta que llegó esta obra, en Alto Santo el imperio romano solo salía por televisión. Los vecinos comentan que el único local que efectivamente ha visitado en su vida Roma es el exalcalde, que al regresar de su viaje a Europa, empapado de historia, diseñó el coliseo. En el futuro planea, por si fuera poco, darle un toque propio y pop a la fachada pintándola de amarillo y azul, los colores del club de fútbol de Alto Santo. “A la gente le llama mucho la atención, pero es solo por la fachada. Por lo demás es un estadio normal”, repite sin inmutarse Márcio Jeine, secretario de Deportes.

El proyecto, claro, ha estado rodeado de polémica. El pueblo no tiene equipo de fútbol profesional desde 2008 (aquel año se clasificó tercero en la serie C del Campeonato Cearense) pero el Ayuntamiento planea tener acabado el estadio para el próximo enero, con 6 mil asientos y capacidad para ampliarlo hasta 20 mil. Jeine sostiene que las instalaciones del municipio (un estadio cubierto y algunos campos de fútbol modestos) se quedaban cortas ante la afición al deporte de la zona, y baraja formas de aprovechar las instalaciones, como alquilárselo a equipos vecinos.

Cuando acabe, la obra habrá costado aproximadamente 1.3 millón de reales (533 mil dólares) salidos de las arcas del gobierno federal.

Los vecinos están divididos. Quienes están en contra no quieren dar su nombre, porque todos se conocen en esta ciudad pequeña. Alto Santo vive de la producción de ropa y de tejas, pero muchos trabajan directa o indirectamente para el Ayuntamiento.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código