[AMENAZA]

La crisis en Siria se extiende

El régimen sirio lleva casi nueve meses combatiendo al movimiento de protesta. La masiva violencia que el presidente Bashar al Assad utiliza contra los opositores ha indignado a europeos, turcos y árabes. Pero mientras la presión internacional contra el régimen crece, Al Assad amenaza con incendiar la región; y sus opositores, así como algunos analistas independientes creen que ya ha empezado a arder en Líbano y Turquía.

La situación en Siria es cada vez más oscura, ante el masivo uso de la violencia por parte del régimen. Los desertores atacan a unidades del servicio secreto y a grupos de choque menores del Ejército. Mientras, en el feudo revolucionario de Homs, las fuerzas del gobierno bombardean barrios enteros, mientras los milicianos secuestran a civiles.

El 28 de noviembre, cuatro misiles fueron disparados desde el sur de Líbano contra Israel. Once días después, en la misma región, cinco franceses de las tropas de la ONU Unifil resultaron heridos en un ataque con bomba. Y dos días después se volvió a disparar un misil contra Israel, pero aterrizó el territorio libanés.

El ministro del Exterior francés, Alain Juppé, aseguró no tener duda de que Siria estaba detrás del ataque contra los soldados. Y pese a que de inmediato llegó un desmentido de Damasco, Juppé no es único que está convencido de que los últimos sucesos en el sur de Líbano fueron directa o indirectamente ordenados desde Siria, porque en esa parte del país no ocurre nada sin el visto bueno de Hizbula, cuyas milicias reciben armas de Irán, en parte vía Siria.

Algunos libaneses acusan también a Siria. “Otro mensaje sirio de Bashar”, escribía el ex primer ministro libanés Saad Hariri tras el ataque contra los franceses vía Twitter desde su residencia provisional en Arabia Saudí. Jalid Jodscha, miembro del Consejo Nacional de la oposición siria, cree incluso que el régimen de Assad está indirectamente detrás de los últimos ataques del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) en Turquía, al tiempo que no ve una solución a corto plazo al sangriento conflicto en su país.

En el Consejo de Seguridad de la ONU tampoco hay movimiento, porque Rusia y China, como de costumbre, se oponen a una resolución contra Siria exigiendo la protección de los civiles. Y hay otro motivo de comparación con Libia: como recientemente en el Estado del desierto, también esta vez Francia vuelve a estar en primera fila diplomática. Precisamente de los franceses procedió la idea de establecer un “corredor humanitario” en Siria, para lo que podría ser necesaria una limitada zona de exclusión aérea.

Pero, ¿volverá a haber una acción militar francesa en solitario como la del pasado marzo, cuando las fuerzas áreas galas –antes de que la OTAN decidiera la intervención– frenaron a las afueras del feudo rebelde de Bengasi a los arrolladores tanques de Gadafi? La “Bengasi siria” sería probablemente Homs, en la que en los últimos días se registraron numerosas víctimas y que según los activistas, está a punto de ser víctima de una ofensiva militar. Pero, ¿qué tendría que ganar Occidente en Siria, un país que tiene poco que ofrecer económicamente? Según analistas árabes, no se trata de proteger los derechos humanos, sino de debilitar a Irán, cuyo aliado más importante en la región es nada menos que Damasco.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código