[POLÍTICA EXTERIOR]

Los descontrolados

Si hiciéramos un recuento de las veces que los presidentes de EU o de cualquier otro país han perdido el control de su política exterior lo más probable es que la lista sería interminable.

Por el tono de voz y la expresión facial de la veterana reportera de la NBC Andrea Mitchel la noticia no admitía duda. La creciente lista de conflictos y crisis en el mundo ponía en jaque a la política exterior del presidente Barack Obama. De Libia a Siria a Ucrania a Israel a Gaza la progresiva violencia delataba, sobre todo, la impotencia del Presidente considerado el hombre más poderoso del mundo.

Pero, me pregunté mientras veía el noticiero, ¿es el Presidente de Estados Unidos (EU) realmente responsable del violento caos en el que viven los libios después de la caída del dictador Muammar Gaddafi? ¿Se le puede exigir responsabilidad por no detener al dictador Bashar al Assad del magnicidio contra sus propios ciudadanos en Siria? ¿Podía haber adivinado la ambición imperial de Vladimir Putin e impedido que se posesionara de Crimea y dejara de patrocinar el espíritu secesionista de los separatistas ucranianos? ¿Se le puede culpar por no resolver pacíficamente el conflicto entre israelíes y palestinos que nadie sabe a ciencia cierta cuándo empezó, pero que ha sobrevivido a los esfuerzos de todos los presidentes estadounidenses desde que se estableció el Estado de Israel? ¿De verdad piensan algunos estadounidenses que el poder de su Presidente es casi infinito?

No cabe duda que ha habido presidentes cuyas decisiones en materia de política exterior dan la apariencia de ser las de un hombre poderoso. Por ejemplo, la decisión de George W. Bush de invadir Irak y Afganistán pero juzgue también las terribles consecuencias y el precio que EU, Irak, Afganistán y otros países de la región han tenido que pagar por estas demostraciones de poderío que han resultado huecas y costosísimas.

La crítica de que el gobierno de Obama ha perdido el control de los acontecimientos mundiales ni es nueva ni es exclusiva contra Obama. El “descontrol” se ha dado en racimo a partir de Harry S. Truman, quien llevó al país a la guerra en Corea, propició la consolidación del régimen de Mao Tse Tung en China y terminó siendo culpado por los estadounidenses como el hombre “que perdió China”.

Otro “descontrolado” fue John F. Kennedy, quien perdió la brújula de la política exterior muy al principio de su administración cuando ordenó la invasión a Cuba que fracasó estrepitosamente en la famosa Bahía de Cochinos. Sobrevino después la peligrosa confrontación con la URSS, sobre las bases militares soviéticas en territorio cubano, que obligó a los aventureros soviéticos a retirar sus armamento de la isla, mantuvo al mundo al borde de una guerra nuclear y cimentó la dictadura de los Castro en la isla caribeña. Luego dispuso el aumento de la presencia militar estadounidense en Vietnam, empezando una guerra inútil que se extendería durante la gestión de Lyndon B. Johnson y Richard M. Nixon.

Y ni qué decir del “descontrol” y la incomprensión de Ronald Reagan de las realidades en América Latina cuando tomando partido por las dictaduras militares en Guatemala, El Salvador y Nicaragua se puso en contra de la mayoría de sus poblaciones. Un despiste que continuó a pesar de que México, Panamá, Colombia, Venezuela, Argentina, Brasil, Perú, Uruguay y, posteriormente, Costa Rica intentaron hacerle notar que la estabilidad de la región no requería de un enfrentamiento armado, sino de una negociación para erradicar las dictaduras. Solo el escándalo Irán-Contra, en el que los empleados de Reagan fueron descubiertos vendiendo armas al enemigo para financiar a la contra nicaragüense, hizo patente que Reagan nunca fue capaz de controlar la política exterior de su administración en América Latina. Años después la implosión de la Unión Soviética llevaría a sus admiradores a darle un crédito inmerecido en asuntos de política exterior.

Pero no nos confundamos con este recuento de “descontroles” de los presidentes estadounidenses. Si hiciéramos un recuento riguroso de los errores cometidos por los presidentes de cualquier país del mundo muy probablemente la lista sería interminable. Como bien dijo alguna vez Abraham Lincoln, quien para muchos, entre los cuales me cuento yo, ha sido el mejor presidente de EU, “No solo no pretendo haber controlado todos los acontecimientos que enfrenté sino que confieso lisa y llanamente, que hubo muchos sucesos que me controlaron”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código