[EXTRACTO]

El dictador como fuente

Las entrevistas a Al Assad agitan el debate sobre si la prensa debe dar voz a los asesinos. Los expertos creen que sí, pero con algunas líneas rojas.

La frustrada primavera árabe en Siria ha causado más de 100 mil muertos, ha tambaleado los cimientos de la diplomacia occidental y amenaza con dinamitar el precario equilibrio sectario en la región. Pero, además, ha enfrentado a los periodistas con viejos y nuevos dilemas de la profesión.

El uso y abuso de freelances en zonas de guerra, en tiempos de adelgazados presupuestos en los diarios, o el reto de informar empotrado en uno de los bandos en conflicto han sido los más analizados. En las últimas semanas, sin embargo, un nuevo asunto ha despertado cierta polémica. Las críticas que ha suscitado la entrevista al presidente sirio, Bashar Al Assad, en el diario Le Figaro, a principios de mes, fueron el detonante de un debate complejo y plagado de matices. ¿Debemos los periodistas dar voz a los dictadores y asesinos? ¿Deben servir los medios de comunicación de plataforma para que los sátrapas difundan su propaganda?

Entre los expertos existe un cierto consenso en que sí, en que la naturaleza del oficio consiste precisamente en eso, en acudir a las fuentes –sean o no dictadores o hayan matado a más o menos gente– y permitir que los argumentos de unos y de otros se escuchen. Que los periodistas no debemos decidir sobre la maldad o la bondad del entrevistado. La cuestión más bien radica, según aquellos que analizan el tema, más en el cómo que en el qué. Es decir, la cuestión no es tanto si se deben hacer las entrevistas sino cómo se ejecutan, cómo se elige a quién se entrevista y a quién no, y, en definitiva, cuáles son las líneas rojas, quién las traza y por qué.

Empecemos por los protagonistas. Al periodista francés George Malbrunot se le conoce porque en 2004 un grupo islámico iraquí le mantuvo secuestrado cuatro meses junto a un compañero. Las imágenes de los reporteros tras su liberación dieron la vuelta al mundo. Pero Malbrunot es también el periodista que entrevistó a Bashar Al Assad para su diario, Le Figaro, y cuya entrevista, en la que el dictador amenaza a los franceses, provocó una airada reacción de El Elíseo.

El propio presidente François Hollande agradeció el trabajo del rotativo en un comentario cargado de sarcasmo. “Nunca agradeceremos lo suficiente a Le Figaro el haber esclarecido las ideas a la opinión pública francesa. Ahora sabemos que quiere liquidar a su oposición”, dijo Hollande. Fuentes próximas al Presidente confiaron a la agencia France Presse que el texto causó una profunda irritación en el entorno de El Elíseo. El jefe de la redacción del diario francés, Alexis Brézet, se vio obligado a publicar un texto en el que justificaba su decisión de publicar la entrevista y en el que aclaraba lo obvio: que “dar voz no significa aprobar ni apoyar”.

Malbrunot explica por teléfono desde Beirut cuál es su postura: “Soy periodista y para mí lo más importante es que salga a la luz la mayor parte de información posible. Hay que hacer el mayor número de preguntas y es al lector al que le corresponde juzgar. Nosotros no somos policías de la moral”. Experto en la zona desde hace muchos años, Malbrunot va un poco más allá: “En Oriente Próximo, si solo habláramos con líderes demócratas, no hablaríamos con casi nadie. El mundo no debe escuchar solo a los pacifistas”.

¿Todo el mundo? ¿También los terroristas? ¿Los asesinos con las manos llenas de sangre?

Para George Brock, catedrático y director del departamento de periodismo de la City University de Londres, no hay líneas rojas que valgan. Apenas establece dos salvedades que responden más bien al sentido común. La primera, que “no se puede obligar a ningún periodista que no se sienta cómodo entrevistando a un personaje que considera repugnante”. Y dos, “hay países en los que las leyes limitan por ejemplo el contacto del reportero con un terrorista o le obligan a desvelar cómo se produjo el encuentro”.

En cualquier caso, la polémica suscitada con la entrevista de Al Assad le resulta un tanto artificial. Piensa que la función del periodista es tratar de transmitir “la verdad y eso incluye lo que se le pase por la cabeza a un dictador”. No acaba de comprender, además, el revuelo que se ha montado o al menos el porqué de que haya sido justo ahora. “A la gente le irrita que se hable con Al Assad porque ha gaseado a su pueblo. Cuando solo bombardeaba a niños no parecía importarles tanto”, reflexiona.

Poco más de una semana después de la entrevista de Le Figaro, The New York Times publicaba una tribuna firmada por el presidente ruso, Vladimir Putin, aliado del régimen sirio y de dudosas credenciales democráticas. Putin se dirigía a los estadounidenses horas antes de que comenzaran unas negociaciones clave para desactivar la amenaza de Washington de atacar Siria. Y lo hizo de forma convincente. The New York Times consideró necesario justificar después su decisión editorial tras las quejas de algún lector y hasta la Casa Blanca dio un paso al frente. Su portavoz, Jay Carney, compareció en conferencia de prensa para considerar la decisión de The New York Times una muestra de la salud democrática del país y del respeto a la libertad de expresión.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código