[MAYOR POBREZA]

La sed de los dioses

Que España va en retroceso es indudable, que los servicios públicos se deterioran, comprobable, y que el consumo se reduce, evidente, en primer lugar, porque la liquidez es menor.

Dicen Rajoy y los suyos que los ajustes en el presupuesto del Estado y su consiguiente merma en la economía del ciudadano medio se llevan a cabo porque “eso es lo que hay que hacer”, la misma razón que los ha llevado a subir los impuestos a la gente que paga y a extender una amnistía fiscal a los tramposos.

Unas horas después de que dieran tan sucinta explicación, estaba yo viendo en la tele un documental sobre la cultura maya, y al llegar a la parte de los sacrificios humanos, el narrador contaba que los reyes estaban convencidos de que “eso era lo que había que hacer” para tener contentos a los dioses, sedientos de sangre al parecer, pero insaciables, porque los miles de sacrificados no fueron suficientes para evitar el declive de la civilización.

Pues no hemos adelantado mucho, me dije, ante la coincidencia de los motivos de los dirigentes mayas y los del Gobierno español. La diferencia es que ahora los dioses no son el del maíz, el de la guerra o el de la lluvia, sino que toman el nombre genérico de mercados, hijos de un capitalismo deshumanizado y corrupto y que exigen que se desangre a los pueblos dizque para salvar el sistema. Los políticos, reyezuelos convertidos en sus fieles servidores, les obedecen. Las consecuencias están claras: pérdida inútil de vidas jóvenes en el caso de los mayas, pobreza en el caso de España. El tiempo y la historia se encargarán de confirmar que “lo que había que hacer” no se debía haber hecho.

En esto de la pobreza, sin embargo, hay que matizar. Como es sabido, cada quien sufre no por lo que quiere sino por lo que puede, es decir, por lo que le atañe. Depende del color del cristal con que se mire.

Que España va en retroceso es indudable, que los servicios públicos se deterioran, comprobable, y que el consumo se reduce, evidente, en primer lugar, porque la liquidez es menor, y además, porque el miedo se nos ha metido en las venas y no se gasta en cosas superfluas que hace unos años parecían necesarias.

Los motivos de queja a nivel personal son de lo más variado. Las generaciones que están ahora entre la treintena y la cuarentena, si es que aún conservan el trabajo, se lamentan de que no pueden viajar con la holgura de antes, de que tienen que reducir salidas y compras, y de que no están acostumbrados a vivir con estrecheces. La generación que está rondando los 60 ó 70, la mía, tenemos fresco en la memoria el tiempo de nuestra niñez, en la posguerra o casi, cuando éramos una sociedad más bien pobre, aunque como no teníamos puntos de referencia, tampoco éramos infelices. Eso sí, los años de bonanza posteriores se nos antojaron el paraíso, de ahí el motivo de queja: nadie quiere retroceder ni volver a situaciones penosas, que lo fueron vistas en perspectiva.

A los que les asisten todas las razones –sin que esto quiera decir que los demás no las tengan– es a los cinco millones y pico de desempleados, entre los que se cuentan muchos jóvenes que ven su futuro perdido. Una cosa es no tener para comer ni mandar a los niños a la escuela, y otra es no tener para viajar o comprarse ropa de moda. De cualquier manera, el malestar social ante los ajustes es generalizado y la protesta, justificada a todas luces. Que sirva para algo es otro cantar: los dioses tienen sed.

Acaban de estrenar en España El elefante blanco, una coproducción hispano argentina, con Ricardo Darín a la cabeza del reparto, que hace el papel de un sacerdote que se desempeña en un barrio deprimido de Buenos Aires. Eso sí es pobreza. Algunos comentan que el tema está expuesto de forma exagerada, lo que quiere decir que algunos españoles o somos muy ignorantes de lo que ocurre en otros países o muy indiferentes. Porque incluso ser pobre tiene un cariz distinto según el lugar donde se viva.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código