[INFORME]

Un divorcio peligroso

Más que de bálsamo para las deterioradas relaciones entre Turquía e Israel, el reciente informe de la ONU sobre los incidentes de la flotilla que el año pasado intentó romper el bloqueo de Gaza ha servido para acentuar la intransigencia de los dos antiguos aliados. El primer ministro Erdogan, que la semana pasada expulsó al embajador israelí, anunciaba el martes la congelación del comercio militar y un inquietante incremento de la presencia naval turca en el Mediterráneo oriental. El líder turco ha sugerido que visitará Gaza este mes, con ocasión de un viaje a Egipto.

El divorcio entre Turquía e Israel, hasta muy recientemente estrechos socios militares, y pivotes ambos de la política de Estados Unidos en Medio Oriente, hunde sus raíces más allá del controvertido informe, aparcado mientras Ankara y Tel Aviv negociaban un final diplomático aceptable del asalto naval en el que perdieron la vida nueve turcos.

La ONU afirma que Israel se excedió en el uso de la fuerza contra los activistas del Mavi Marmara, aunque sostiene la más que discutible opinión de que el Estado judío tiene derecho al bloqueo de Gaza. Pero el dossier Palmer no habría desencadenado tal crisis si sus destinatarios no fueran dos políticos tan mercuriales como Netanyahu y Erdogan. Y tampoco si sus respectivas agendas no tuviesen una dirección tan aparentemente inflexible.

Al empecinarse en no pedir perdón a Turquía, pese a las explícitas presiones estadounidenses, el obcecado Netanyahu opta, una vez más, por la miopía. Israel, cuyo aislamiento crece imparable, no tiene tantos amigos como para permitirse perder definitivamente uno de la envergadura de Turquía.

Ankara, pese a lo impresentable de algunas de sus políticas hacia tiranías vecinas, se ha convertido en interlocutor respetado e indispensable frente a un mundo árabe que pierde rápidamente su perfil dictatorial.

Erdogan, por su parte, con su destemplada y radical descalificación del informe de la ONU, parece dispuesto a poner la política exterior turca al servicio de la calle. Su actitud crecientemente antiisraelí le proporciona a la vez importantes réditos electorales internos y el aplauso árabe.

Mientras aún es tiempo, Israel y Turquía deben dar un paso atrás. Su ruptura representa un retroceso para la causa de la paz y la libertad en una región crucial donde Irán pugna infatigable por convertirse en árbitro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código