[DIEZ AÑOS]

Poco para festejar

El 11 de septiembre es una fecha que ha quedado atada con la democracia. Ese día coinciden tres aniversarios. Dos decididamente para lamentar: el golpe de Estado que, en 1973, dio Augusto Pinochet en Chile, y el atentado terrorista contra las torres gemelas. En este caso, una década después el impacto de aquellos aviones se siente en la economía internacional, y muchos ubican ese hecho como la causa de la crisis y la incertidumbre que vive hoy el mundo desarrollado.

Peor aún, aquella catástrofe melló el sistema de garantías de los derechos individuales imperante en Estados Unidos, que era emblemático a nivel planetario, afectó los derechos y libertades de sus ciudadanos, y tuvo derivaciones y consecuencias dañinas en el resto del orbe, todo ello debido a la falta de serenidad y estatura de quienes tenían la responsabilidad de conducir y enfrentar el problema, sin reaccionar y entrar en el terreno al que lo empujaba con su acción criminal el terrorismo.

También se cumplieron este 11 de septiembre los 10 años de vigencia de la Carta Democrática Interamericana, la que fuera aprobada en reunión cumbre de la OEA, celebrada en Lima. Se dirá que este sí es un aniversario para festejar.

Este pasado día 11, 13 expresidentes latinoamericanos se dieron cita en Lima, convocados por el expresidente Alejandro Toledo –quien presidía a Perú en 2001 y, como tal, inauguró aquella cumbre– para analizar cómo se ha aplicado la Carta y, especialmente, si se ha respetado en todos sus alcances a lo largo del hemisferio y en estos 10 años.

En las discusiones, Venezuela fue un ejemplo elocuente de las “fallas” en la aplicación de la Carta y de la OEA, y el propio Toledo, públicamente, se preguntó por qué no se actúa con respecto a Ecuador, en donde el presidente Correa ataca y censura a la prensa y para ello utiliza el poder judicial.

Como contra argumento, se insiste en que todos los países que hoy integran la OEA tienen gobiernos elegidos. Un hecho innegable, pero lo que sí es discutible y, sin embargo, se repite y afirma, es si se trata efectivamente de elecciones libres y democráticas. Son muchos los casos en que no es así. No se puede hablar de elecciones libres y democráticas, cuando hay candidatos que son proscriptos; cuando se amenaza con despedir a los funcionarios si no votan por el candidato oficial; cuando se restringe por diversas vías a la prensa opositora e independiente y se utiliza el dinero del Estado para premiar a la prensa oficialista, timorata y complaciente.

Estos y muchos más son hechos concretos. Tan es así como que hay casos en los que se llegó al gobierno por la vía electoral democrática, pero puestos allí se ejerce violentando las instituciones y no se respeta la libertad de expresión ni la autonomía y vigencia de los poderes judicial y legislativo.

Vista la realidad, tal cual es, tampoco el aniversario de la “Carta” da para aplaudir mucho.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código