[LAS MALVINAS]

Una guerra de palabras

Poco antes de las elecciones presidenciales de octubre en que obtuvo su reelección con el 54% de los votos, Cristina Fernández de Kirchner empezó a exigir al Reino Unido una negociación sobre la soberanía de las Malvinas. Y a medida que se acerca el trigésimo aniversario de la ocupación militar, las voces están subiendo de tono.

Pero, ¿es posible que la crisis política se convierta en crisis militar como ocurrió en abril de 1982? La respuesta es categórica: no. En los años 70 se desarrolló una carrera armamentista en Sudamérica en la que Argentina, que aspiraba a un papel de primera potencia regional y de expansión a costa de sus vecinos, participó con entusiasmo y dinero. Cuando se produjo la Operación Rosario, la junta militar llevaba varios años dedicando más del 2% del PIB al presupuesto de defensa.

Desde 2003, cuando llegó a la presidencia Néstor Kircher y su esposa aplicaron el ataque y el desmantelamiento de toda institución, empresa o asociación que no se plegara a sus deseos. Con las fuerzas armadas han ido aún más lejos, y las han humillado, pese a que durante la última dictadura Kirchner mantuvo relaciones con oficiales convertidos en autoridades. Una manera de abofetear a los militares ha sido la reducción de sus presupuestos. En consecuencia, entre 2003 y 2009, el presupuesto de defensa cayó a un 1.30% del PIB argentino, que es el vigésimo primero del mundo, y bajó al 0.80% del PIB, entre 2010 y 2011. En contraste con lo anterior, el presupuesto de defensa del Reino Unido entre 2004 y 2011 ascendió a 2.40% de su PIB, el séptimo del mundo.

Desde hace unos 10 años, coincidiendo con el aumento de ingresos públicos por las exportaciones de materias primas y productos agropecuarios, en Sudamérica se ha reanudado la carrera de armamentos. En Chile y Brasil, estos rearmes los han decidido gobiernos de centro-izquierda. De esta carrera se ha apartado Argentina. Recientemente, el semanario Perfil ha publicado que en la fuerza aérea se están falsificando horas de vuelo de entrenamiento de muchos pilotos. Encima, Argentina carece de radares suficientes para controlar todo su espacio aéreo. En 2007 en Argentina fue noticia el regalo por el gobierno de Rodríguez Zapatero de tres radares dados de baja por el Ejército del Aire español. Aún así, la mayor parte de los cielos argentinos sigue desprotegida.

En esta situación cabe preguntarse si las Fuerzas Armadas argentinas siquiera podrían ejecutar una operación anfibia de desembarco y ocupación de Las Malvinas y Las Georgias del Sur, como la que desarrollaron en 1982, y darle cobertura aérea y marítima. Por tanto, la campaña del Gobierno argentino se limita a las palabras y las bravuconadas. Fernández ha desplegado todos sus encantos para persuadir a los países del Mercosur y del resto de Sudamérica de que se unan a su campaña de boicoteo y protestas contra el pirata inglés. Pero poco más puede hacer.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de esta campaña? Incluso en Argentina muchos se preguntan qué pretende la viuda de Kirchner. La explicación preferida es que busca ocultar los indicios de que el milagro argentino se está agotando y el país se encamina de nuevo hacia una crisis económica y, a la vez, levantar una ola de jingoísmo que le permita reformar la Constitución y presentarse a un tercer mandato, lo que ahora tiene prohibido. En conclusión, Fernández está usando las Malvinas de la misma manera que lo hizo la junta militar.

Más noticias de Perspectiva

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Ediciones anteriores

Loteria nacional

17 Dic 2014

Primer premio

9 7 5 3

AACC

Serie: 7 Folio: 4

2o premio

9089

3er premio

0829