[DIÁLOGOS DE PAZ]

La hipocresía, cínica máscara del bandolero

Las Farc cínicamente se burlan del pueblo al negar que el narcotráfico es una de sus principales fuentes de financiación, después del secuestro y la extorsión. Mienten una y otra vez.

Mi madre decía “bueno es cilantro, pero no tanto” y creo que aplica a lo que atraviesa Colombia con el asunto de los diálogos de paz. En La Habana, después de nueve meses de pláticas entre el Gobierno, los avances son pocos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) siguen dilatando el proceso.

Los críticos, o más bien los enemigos acérrimos de esta negociación, se frotan las manos al olfatear el fracaso. Demorando, la guerrilla auténtica a los guerreristas que vaticinan el descalabro que se avecina del presidente Juan Manuel Santos, un poco obsesionado con lograr un acuerdo, tal vez con el propósito de ser reelegido.

Pero, la paz no es un asunto político. La paz es justicia social y no con los subversivos asesinos y narcotraficantes, sino con el pueblo, los campesinos y los indígenas que por décadas han sido víctimas de la violencia, les despojaron tierras y han tenido que irse a vivir a las ciudades más pobremente de lo que eran.

Para callar a los adversarios el presidente Santos hace alarde de un primer punto de seis: Reforma Rural Integral. Esperemos que no sea la cesión de grandes territorios para que los comunistas hagan otra república independiente, como operó en ciertas épocas, donde ellos eran la ley y el orden. Que ni se atrevan a fragmentar el país.

Suena muy bonito en papel: “transformaciones radicales de la realidad rural y agraria de Colombia con equidad y democracia”, “centrarse en la gente, el pequeño productor, el acceso y distribución de las tierras, la lucha contra la pobreza, el estímulo a la producción agropecuaria y la reactivación de la economía del campo”. Todo lo que el Estado tiene la obligación de ofrecer.

Pero, curiosamente, no se tocó el tema del narcotráfico. Las FARC cínicamente se burlan del pueblo al negar que es una de sus principales fuentes de financiación, después del secuestro y la extorsión. Mienten una y otra vez. Desde 1985, cuando periodísticamente comencé a explorar territorios en busca de confirmar esas alianzas, hallé evidencias de cómo las FARC protegían cultivos y laboratorios.

Las FARC distraen y prorrogan. En los últimos días, “campesinos” en varias regiones colombianas se han levantado en un paro agrario y “popular” para protestar contra el Tratado de Libre Comercio, los altos precios de la gasolina y la falta de estímulo para quienes trabajan el campo. Escribo “campesinos” y “popular” entre comillas porque no hay certeza de quién o quiénes aprovechan esas protestas. Todo ciudadano tiene derecho a hacerlo y más ellos porque son los menos favorecidos por los Gobiernos, pero en este caso hay una sospechosa coordinación nacional y presiones de frentes rebeldes a colectividades y sindicatos, lo cual pretende, sin lugar a dudas, desestabilizar, mostrar poder y sembrar anarquía con el fin de distraer. Volvamos a La Habana.

Es profundamente preocupante que la historia se repita. Las FARC se fortalecen, se rearman, se oxigenan amparadas por Cuba, el chavismo venezolano, por quienes buscan dividendos electorales y los que viven de la guerra. Recordemos que la hipocresía es la cínica máscara del bandolero y quienes participan en estos bailes de mentiras son cómplices de la injusticia. @RaulBenoit

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código