[VISIÓN DEL FUTURO]

La idea norteamericana

La prosperidad de la región norteamericana exige una visión en la que las tres naciones se redefinen e imaginan en un futuro diferente.

En el México de los 40 a los 60 en el que yo me formé, nuestras señas de identidad eran indo-ibero-americanas. Se reconocía nuestra raíz mestiza, con un remoto pasado indígena y una fuerte tradición cultural ibérica. Teníamos una identidad no muy diferente a la de un centroamericano o un sudamericano. Sin embargo, ya desde esas épocas muchos latinoamericanos nos veían más gravitando en la órbita norteamericana que en la latinoamericana.

En los 60 nuestro horizonte cultural cambia con la irrupción masiva de la cultura popular estadounidense: el cine, las costumbres, los modismos, la ropa, las fiestas y, sobre todo, la música. Dos años y un mes después del famoso Festival de Rock en Woodstock, en el pueblo de Avándaro, se celebra un concierto de rock en el que, me comentaba el escritor mexicano Carlos Monsiváis, “aparece la primera generación de americanos nacidos en México”.

Cuarenta años después, en un libro de gran calado titulado La idea norteamericana, una visión de un futuro continental, Robert Pastor, un reconocido académico estadounidense y consejero de presidentes, alude al tema de Monsiváis, documentando el estado actual de la integración entre México, Estados Unidos y Canadá y proponiendo para el futuro una “visión” de una comunidad norteamericana continental.

La firma del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica en 1994, escribe Pastor, “desencadena las fuerzas que aceleran la integración de las economías y las sociedades de los tres países de Norteamérica y democratizan a México. El Nafta sentó las bases para avanzar hacia un modelo de integración de los tres países miembros, Canadá, Estados Unidos y México, sin detrimento de la soberanía nacional de cada país. Y fue gracias al desmantelamiento de las barreras al comercio y a la inversión aprobadas por el Nafta, que el comercio en bienes y servicios entre EU, Canadá y México pasó de 341 mil millones de dólares en 1993 a más de un billón de dólares (un trillón en inglés) en 2007; y en términos de riqueza y productividad, la región norteamericana tuvo un crecimiento mayor al que en ese mismo lapso tuvo la Unión Europea. En este sentido, si juzgamos al Nafta en función de las metas que se fijó, escribe Pastor, el éxito del Tratado es irrefutable. Para el año 2000, sin embargo, Nafta pierde su impulso y emergen los poderes que buscan refrenar su marcha y se empeñan en revertir la integración”. De entonces a la fecha, los gobernantes de los tres países han mostrado su incapacidad para resolver los problemas sociales, ambientales y migratorios que la integración norteamericana ha creado. Pero la indecisión de los gobernantes no ha sido el único problema que Nafta y su misión integradora han tenido. Desde la derecha, comentaristas como Lou Dobbs instigan el miedo a la integración alegando que atenta contra la soberanía nacional. Y el profesor Samuel Huntington, acusa a los mexicanos en Estados Unidos de ser una amenaza a la cultura anglo-protestante del país. Desde la izquierda, los sindicatos que financian las campañas de los políticos siguen opuestos a la globalización.

Pero el libro de Pastor no es un lamento jeremiaco, sino una visión del futuro “cuyo verdadero propósito es inspirar a las naciones a redefinirse e imaginarse en un futuro diferente”. Hasta ahora lo que cada una de estas tres naciones ha hecho es enfrentar problemas como las drogas, la violencia, la migración, las regulaciones, el comercio y el medio ambiente sin atreverse a proponer una solución “compartida”.

“La visión de una comunidad de Norteamérica parte de la aceptación de estos tres principios: interdependencia en vez de dependencia; reciprocidad en vez de unilateralismo y un estilo de negociación basado en la comunidad de intereses, no improvisando siempre un quid pro quo”. Pastor sabe que su visión sigue siendo una idea nueva y que queda mucho por hacer, pero también está convencido de que “si los tres países se ven como partes de una región en la que cada reto demanda cooperación para superarlo, entonces Norteamérica será mucho mayor que la suma de sus partes”. Y este es un argumento impecable.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 May 2017

Primer premio

6 4 7 1

CACB

Serie: 19 Folio: 3

2o premio

0895

3er premio

9726

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código