[CONFLICTO]

El infierno está en las cárceles sirias

El politólogo belga Pierre Piccinin describe el espanto de las mazmorras del régimen, en las que pasó varios días en mayo tras ser detenido por error.

Pierre Piccinin era hasta mayo de los que creen que la cadena Al Yazira “intoxica” a propósito de la situación en Siria; que la rebelión contra Bachar el Asad es minoritaria e islamista.

Ahora, en cambio, Piccinin, profesor de Ciencias Políticas en la Escuela Europea de Bruselas y coordinador de seminarios en la Universidad Católica de Lovaina, se muestra partidario de una intervención militar contra el régimen. “Admito que antes me equivoqué”, dice en conversación telefónica desde Túnez.

Piccinin pasó a finales de mayo casi una semana en centros de detención de los servicios secretos de Homs y Damasco y en una cárcel de la capital hasta que fue expulsado del país. “Si hay un infierno en la tierra está en los centros de detención de Homs y Damasco”, recuerda.

“Había hombres atados en los pasillos a radiadores y a tuberías antes y después de haber sido apaleados y torturados con descargas eléctricas”, rememora de su estancia en Homs. “Se torturaba en cadena, algunos agonizaban en el pasillo, otros en las celdas. Tras la tortura estaban desfigurados, eran irreconocibles”, continúa.

“También se oían gritos de celdas contiguas durante la noche”, prosigue el politólogo belga. “El olor, mezcla de sangre, sudor, orina y excrementos, era tremendo”. En Damasco, en el centro Palestina, “torturaron durante horas, delante de mí, a un anciano que no paraba de gemir y chillar”.

Piccinin viajó tres veces el año pasado a Siria, la última en diciembre invitado por el Ministerio de Comunicación. Varios artículos suyos agradaron tanto a las autoridades que fueron reproducidos por el diario del Baaz, antiguo partido único. Solicitó regresar en primavera, pero el consulado sirio en Bruselas no renovó su visa.

Se presentó entonces, el 15 de mayo, en el puesto sirio-libanés de Masnaa y, dados sus antecedentes, le proporcionaron el visado. Estuvo en Damasco, en Homs y en Talbiseh, donde cayó en manos del Ejército Libre de Siria, que le mostró “su centro operacional repleto de material informático y un hospital subterráneo bien equipado”. “Esto ya no es una guerrilla de aficionados”, recalca el profesor.

Al tercer día, Piccinin se acercó con su coche alquilado a Talkalakh, un pueblo en el que había combates. El Ejército regular le prohibió seguir su camino, pero después unos agentes de seguridad le indicaron que podía aproximarse en un vehículo policial. Cuando subió le esposaron.

Trasladado a Homs, al barrio de Qazzaz, le hicieron esperar en un despacho en cuya mesa había “agujas, tenazas, sangre y uñas”. Después le condujeron a otro en el que le mostraron en un ordenador fotos que había tomado con los rebeldes en Talbiseh. Le acusaron de ser espía francés.

“Me golpearon y también fui sometido a alguna descarga eléctrica de menor intensidad”, asegura. “Comparado con lo que padecían los demás detenidos sería indecente afirmar que me torturaron”, añade.

Aun así Piccinin estaba atemorizado. “Después del horror que presencié, estaba convencido de que me matarían para eliminar a un testigo molesto”, afirma; “después acusarían a los rebeldes de haberme liquidado”. No fue así. Le enviaron a Damasco, donde no fue maltratado, y luego a la prisión de Bab al Musalah.

Hacinado en una celda con refugiados sudaneses, palestinos o afganos, Piccinin descubrió la solidaridad de los presos. “Primero me buscaron un colchón”, cuenta, “y después hicieron una colecta para que un guardián les dejara un móvil con el que pude llamar a un amigo”. Este, a su vez, se puso en contacto con las autoridades belgas, que lograron su libertad el 23 de mayo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código