[ESTUDIO]

Un mundo de religiones

Como ha sucedido con el judaísmo y el cristianismo, el islam está integrado por infinidad de sectas y grupos, las cuales son el producto de períodos y personajes de la historia.

Cuando le preguntaba a una de mis tías qué había de nuevo, ella respondía: “hijo, qué decirte, un mundo de cosas”. Después leí una novela del cubano José Soler Puig. El título era Un mundo de cosas. Luego, a una Historia de las religiones que me publicaron en Madrid en 1989 pensé titularlo “Un mundo de religiones”.

La religión recibe gran atención por los acontecimientos del Medio Oriente, aunque también por la popularidad del papa Francisco y el crecimiento de movimientos evangélicos en Iberoamérica. O sea, todo “un mundo de religiones”. Pues a pesar de la secularización, los descubrimientos científicos y los avances de la tecnología, el papel de las religiones se torna más visible.

Mencionar al Corán está de moda, pero aparte de los musulmanes muy pocos lo han leído. Como ha sucedido con el judaísmo y el cristianismo, el islam está integrado por infinidad de sectas y grupos, las cuales reflejan no solo pasajes escriturales, sino que son el producto de períodos y personajes de la historia. Aunque se trate de ocultar, la teología de las grandes religiones es en parte el producto de una evolución histórica, que no guarda siempre una relación estrecha con el estudio científico del tema más allá de una influencia confesional, a veces, incluso, impuesta a una civilización por un imperio o Estado. Pero todos creen que su religión es la verdadera.

Pocos conocen, por ejemplo, que el Corán que no enseña la divinidad de Cristo o de Mahoma, dedica más elogios a Jesús y a la Virgen María que al mismo Mahoma. Con el tiempo, los teólogos musulmanes elevaron a Mahoma por encima de otros personajes considerados también como profetas. Pero ese detalle no es sino la ínfima parte de una suma de conocimientos que obligan al estudio y la comparación.

Dentro del islam, los radicales hacen énfasis en cuestiones que los alejan de posiciones previas. Se han añadido tantas tradiciones e interpretaciones que el tema es sumamente complicado, como sucede con doctrinas, prácticas y ritos del cristianismo posterior al siglo IV, el cual no es necesariamente el de los primeros siglos. El islam y el cristianismo se impusieron a la fuerza a tribus y regiones enteras en la Edad Media. Pero ahora son los islamistas radicales quienes dan la impresión de vivir en aquella pasada época y no en el siglo XXI.

Bastaría la lectura de la Historia de los Heterodoxos Españoles, obra clásica de don Marcelino Menéndez y Pelayo, para conocer que hasta en España existió una colosal diversidad de movimientos cristianos desde los primeros siglos. Una sencilla consulta a la Historia del Islam de la Universidad de Oxford echaría abajo multitud de datos que se ofrecen al vapor. Un texto reciente, Historia del Cristianismo en Asia, de Samuel Hugh Moffatt, ayudaría a revisar versiones enteras acerca de los seguidores de Jesús como de Mahoma en la región que hoy tanto nos interesa. Y solo cito unos pocos libros.

Se impone, pues, el estudio de la historia de las religiones en las universidades y escuelas de periodismo. Si dependemos solo de las noticias, el catecismo, la escuela dominical, la madrasa musulmana o la versión favorita ofrecida en un plantel confesional, no solo seguiremos confundiéndonos con los acontecimientos en el mundo, sino con la experiencia religiosa y la condición humana en general.

El islamismo radical, así como cualquier tipo de fanatismo religioso utilizado en la política, constituyen problemas de nuestro mundo. Es cierto que hasta el siglo XVIII los cristianos quemaban vivos a “herejes” y brujas, y que los islámicos no inventaron la guerra santa, pero el que cosas estas subsistan y se intensifiquen en el siglo XXI, como sucede en el Oriente Medio, sería harina de otro costal.

No solo nos desenvolvemos en un mundo de sistemas políticos y económicos, sino que todavía vivimos en un mundo de religiones. Y la lista actual de esas religiones “quizás sea solo con carácter preliminar”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código