[HERIDAS DE GUERRA]

La ´niña del napalm´, 40 años después

Después de cuatro décadas, Phuc, que tiene ahora cuatro hijos, puede finalmente mirar la foto en que corre desnuda, y entiende por qué sigue siendo tan poderosa.

En la foto la niña siempre tendrá nueve años y gritará “¡quema!, ¡quema!”, mientras huye de su aldea vietnamita en llamas. Siempre estará desnuda, víctima del pegajoso napalm que le quemó la ropa y la piel.

Al fotógrafo de The Associated Press, Huynh Cong Nick Ut, solo le tomó un segundo tomar la icónica foto en blanco y negro, hace 40 años. Con ella transmitió los horrores de la guerra en Vietnam mejor que cualquier texto, ayudando a poner fin a una de las guerras más controversiales en la historia.

Era el 8 de junio de 1972 cuando Phuc escuchó el grito de un soldado: “¡Tenemos que desalojar este lugar! ¡Bombardearán aquí y estaremos muertos!”. Segundos después vio las estelas de las bombas, amarillas y púrpuras, sobrevolando el templo Cao Dai, donde su familia estaba refugiada, mientras las fuerzas vietnamitas del norte y sur peleaban por el control de la villa.

La pequeña escuchó un estruendo encima y miró hacia arriba. Mientras el Skyraider survietnamita planeaba cada vez más bajo, dejó caer recipientes como huevos. “¡Ba-boom! ¡Ba-boom!”. El suelo se estremeció y un calor infernal sofocó la zona mientras un estallido escupió llamas anaranjadas en todas direcciones. Las llamas alcanzaron el brazo izquierdo de Phuc. Su ropa de algodón se derritió al contacto. Los árboles se convirtieron en ardientes antorchas. Sentía dolor agudo en su piel y músculos. “Seré fea y ya no seré normal”, pensó mientras rozaba furiosamente con su mano derecha su brazo quemado. “La gente me verá de manera diferente”. Impactada, salió corriendo por la autopista uno detrás de su hermano mayor. No vio a los periodistas extranjeros que estaban en la dirección hacia donde ella huía. Entonces perdió el conocimiento.

Ut, el fotógrafo vietnamita de 21 años que tomó la foto, llevó a Phuc a un pequeño hospital. Ahí le dijeron que no había nada que hacer. Pero mostró su insignia de prensa estadounidense y pidió que los médicos la atendieran y le aseguraran que no la iban a olvidar. “Lloré cuando la vi corriendo”, dijo Ut, cuyo hermano mayor murió durante una asignación de la AP en el delta del río Mekong. “Si no la ayudaba, si algo le pasaba y moría, creo que me hubiera suicidado”.

Al regresar a la oficina en Saigón, reveló su rollo. Cuando salió la imagen de la niña desnuda, todos temieron que fuera rechazada por la estricta política de la agencia contra la desnudez. Pero el veterano editor de fotos en Vietnam, Horst Faas, la vio y supo que era extraordinaria. Argumentó el valor fotográfico de la imagen más allá de otras consideraciones, y ganó.

Un par de días después que la imagen impactara al mundo, otro periodista encontró que la niña de algún modo había sobrevivido al ataque. Christopher Wain, corresponsal de la televisora British Independent Television Network, quien le dio a Phuc agua de su cantimplora y le roció la espalda que se le quemaba, luchó para que la transfirieran a la unidad Barsky, operada por estadounidenses. Era la única instalación en Saigón equipada para atenderle sus severas lesiones. Una tercera parte del cuerpo de Phuc recibió quemaduras de tercer grado, aunque su cara quedó intacta. Con el tiempo la piel quemada comenzó a sanar.

“Todos los días a las 8:00 a.m. las enfermeras me ponían en la tina de quemados para retirar toda mi piel muerta”, dijo. “Yo solo lloraba y cuando no soportaba más, me desmayaba”.

Después de múltiples injertos de piel y cirugías, Phuc fue dada de alta 13 meses después del bombardeo. Ella ha visto la foto de Ut, que para entonces le hizo ganar el premio Pulitzer, pero desconocía el alcance y poder de esa imagen. Phuc solo quería irse a casa y ser una niña otra vez.

Durante un tiempo, la vida regresó a la normalidad en cierto modo. La foto fue famosa, pero Phuc era una desconocida, salvo para quienes vivían en su pequeña aldea cerca de la frontera camboyana. Ut y otros periodistas le hacían visitas ocasionales que cesaron después del 30 de abril de 1975, cuando las fuerzas comunistas del norte tomaron el control de Vietnam del Sur, lo que puso fin a la guerra.

La vida bajo el nuevo régimen fue dura. El tratamiento médico y los analgésicos eran caros y resultaban difíciles de encontrar para la adolescente, que sufría jaquecas y dolores intensos. La joven trabajó y logró ingresar a la escuela de medicina para buscar su sueño de ser doctora. Pero todo terminó una vez que los líderes comunistas se percataron del valor propagandístico de la “niña del napalm” que aparecía en la foto. Se vio obligada a dejar la escuela y a volver a su provincia de origen, y se le hacía participar en encuentros con periodistas extranjeros. Las visitas eran vigiladas y controladas. Se le indicaba qué debía declarar.

“Quería escapar de esa imagen”, dijo. “Fui quemada por el napalm; fui una víctima de la guerra... pero crecí y me volví otro tipo de víctima”. Se refugió en el Cao Dai, la religión de Vietnam, en busca de respuestas que no llegaron. “Deseaba haber muerto en aquel ataque con mi primo, con mis soldados de Vietnam del Sur. Deseaba haber muerto en aquel tiempo para no sufrir así más... era muy difícil para mí soportar toda esa carga con aquel odio, ira y amargura”.

Un día, al visitar una biblioteca, Phuc encontró una Biblia. Por vez primera comenzó a creer que había un plan para su vida. De pronto, una vez más, la foto que le había dado aquella fama indeseable le abrió una oportunidad. En 1982 viajó a Alemania Occidental para recibir atención médica con ayuda de un periodista extranjero. Luego, el primer ministro de Vietnam, conmovido por su historia, hizo los arreglos para que estudiara en Cuba.

Estuvo al fin libre del escrutinio público, pero su vida distaba mucho de ser normal. Ut, que trabajaba entonces en la AP en Los Ángeles, viajó para reunirse con ella en 1989, y encontró que no se le dejaba sola un solo momento. No hubo manera de que él supiera que ella quería de nuevo su ayuda, desesperadamente. “Sabía en mis sueños que un día el tío Ut me ayudaría a tener libertad”, dijo Phuc, quien se refirió a él usando ese término familiar, en una muestra común de afecto de los vietnamitas. “Pero estaba en Cuba, estaba realmente decepcionada porque no podía tener contacto con él. No podía hacer nada”.

Cuando estaba en la escuela, Phuc conoció a un joven vietnamita. Creyó que nadie la querría nunca debido a las cicatrices que le cubrían la espalda y un brazo. Pero Bui Huy Toan pareció amarla aún más por esa causa. Ambos decidieron casarse en 1992 e irse de luna de miel a Moscú. En el vuelo de regreso a Cuba, los recién casados desertaron durante una escala en Canadá para cargar combustible. La mujer vietnamita se sintió libre.

Phuc habló con Ut para darle la noticia, y él la alentó a contar su historia al mundo. Pero Phuc estaba harta de dar entrevistas y de posar para fotografías. “Tengo un marido y una nueva vida, y quiero ser normal, como todos los demás”, dijo. A la postre, la prensa encontró a Phuc viviendo en Toronto. La mujer decidió que debía tomar el control de su propia historia. En 1999 se publicó un libro y se lanzó un documental, tal como ella quería que se hicieran. Se le pidió ser embajadora de la Buena Voluntad de ONU para ayudar a las víctimas de la guerra. Desde entonces se ha reunido con Ut muchas veces para contar su historia. Incluso viajaron a Londres para conocer a la Reina.

“Hoy estoy feliz de haber ayudado a Kim”, dijo Ut, que sigue trabajando para la AP y que volvió recientemente a la aldea de Trang Bang. “La llamo mi hija”.

Después de cuatro décadas, Phuc, que tiene ahora cuatro hijos, puede finalmente mirar la foto en que corre desnuda, y entiende por qué sigue siendo tan poderosa. La salvó, la puso a prueba y finalmente la liberó.

“La mayoría de la gente conoce mi foto, pero hay muy pocas que conocen mi vida”, opinó. “Estoy muy agradecida de... poder aceptar esta imagen como un regalo poderoso. Es mi elección. Así puedo trabajar con esto por la paz”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código