[EXPLOTACIÓN]

Los nuevos amos

Tiempos hubo en los que el despegue de la revolución industrial basaba su crecimiento acelerado en la explotación de la mano de obra. Fue entonces cuando Marx acuñó el término “proletariado” en su acepción actual, entendiendo la vida social como una lucha de clases.

Luego el capitalismo se domó en buena parte dando paso al estado del bienestar y los proletarios se convirtieron en asalariados a la vez que los dueños de las fábricas pasaban a ser colectivos de accionistas con una tercera clase, la de los altos ejecutivos como verdaderos dueños del trabajo ajeno.

El siglo XXI está empeñado en borrar las huellas de la sociología política nacida en el XIX aunque, eso sí, con un notable cambio de planteamiento. Los nuevos amos no son ya ni propietarios en el sentido estricto de la palabra ni accionistas anónimos que lo ignoran todo de la maquinaria productiva. Se trata ahora de muy oscuros fontaneros de lo público, profesionales de la política como modo de vida e instrumento de poder. Tampoco contribuyen en nada al enriquecimiento y el despegue económico; muy al contrario, dedican sus esfuerzos a arruinar el tejido productivo. Y en la tarea de hacerlo están volviendo a los peores modos que provocaron aquellos conflictos sangrientos. A modo de abanderado en ese cambio de tercio se encuentra –si nos referimos a España– la comunidad autónoma de Madrid, inventora de fórmulas de explotación que harían sonrojar a los analistas de hace 20 o 30 años.

La última ocurrencia que se ha aireado es la de la consejería de Educación, que contrata a los profesores interinos no ya por años, y ni siquiera por semanas sino por días, con el ahorro como objetivo esencial. La práctica comenzó cuando a alguna mente portentosa de las que cuentan con salario principesco, sobresueldos, dietas, pensión vitalicia y asesores en legión se le ocurrió echar a la calle a los profesores en el mes de junio y volverles a contratar en septiembre, con lo que se ahorraba pagarles las vacaciones reglamentarias. Ahora la vuelta de tuerca lleva al contrato de trabajo por días que evita engorros como el de tener profesores en el fin de semana sin que hagan nada. No entiendo cómo no llegan a la conclusión de que en realidad habría que contratar por horas para no tener que pagarles las del sueño.

Con los médicos, la comunidad de Madrid ha usado la misma fórmula magistral: contrato de días para hacer guardias y a la calle al terminar estas. Ni que decir tiene que los trabajadores pierden, con el cese del trabajo diario, la seguridad social. Si enferman o tienen un accidente al terminar la jornada laboral, que Dios les ampare.

Cuánta sabiduría neoliberal la del presidente Ignacio González, que convierte en sindicalistas a sus compañeros de partido político. Yo no sé en qué piensan los del Banco de Suecia cuando aún no le han dado el premio Nobel al mejor economista, es decir, al explotador más feroz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código