[LENGUAJE]

El pésame

Dice Amelia Valcárcel, catedrática española de filosofía: “la gramática no es la vida”. Parecería que eso es lo que se ha pretendido con la “fabricación” de las guías sobre el lenguaje no sexista, elaboradas por instituciones académicas, colectivos sindicales e instituciones políticas de España pagadas por los ciudadanos españoles. La exministra del extinto Ministerio de Igualdad, Bibiana Aído, lo justificaba al decir que “el uso no sexista desempeña un papel fundamental en el objetivo de superar las desigualdades entre hombres y mujeres”.

El periódico ABC de España reporta que cada una de las guías analizadas ha costado entre 9 mil y 25 mil dólares y dice el filósofo Gabriel Albiac “es gastar dinero a costa de ser imbécil”.

El pleno de la Real Academia Española (RAE) ha aprobado a unanimidad el informe Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer, elaborado por el académico Ignacio Bosque, en el que se analiza el contenido de nueve de esas guías. Dice el académico que si se aplicaran esas directrices, “no se podría hablar” y agrega que es “insostenible que el léxico, la morfología y la sintaxis de nuestra lengua han de hacer explícita sistemáticamente la relación entre género y sexo, de forma que serán automáticamente sexistas las manifestaciones verbales que sigan tal directriz, ya que no garantizarían la visibilidad de la mujer”.

En una de esas guías, el argumento no tiene desperdicio. Dice: “el masculino genérico es utilizado para referirse a hombres y mujeres mediante el uso del genero gramatical masculino utilizado como específico también para referirse al sexo masculino. Por el contrario el género femenino solo puede utilizarse para designar a mujeres y es eso lo que conduce y contribuye a la discriminación lingüística”.

Se supone que periodistas, articulistas y artistas tendrían que elevar su más enérgica protesta por discriminación al incluirlos en el uso del género femenino y exigir que se agreguen en las Guías como periodistos, articulistos y artistos. También se supone que los ciudadanos españoles, sí esos mismos, los ciudadanos varoncitos, convocarán a una huelga de silencio para lograr que gilipollas solo se refiera a las hembritas que ellos no son gilipollas, que son gilipollos.

Habría que agregar que la palabra vulgar con la cual se designa el sexo de la mujer ¡es masculina! Y en algunos casos, como España, el sexo del varón es ¡femenina! El informe del académico afirma que “el rechazo a toda expresión del masculino destinada a los dos sexos está firmemente asentado en el sistema gramatical del español, como lo está en el de otras muchas lenguas románicas y no románicas y no hay razón para censurarlo”.

En definitiva que las palabras tienen género. Y si, por si acaso, alguien no se ha enterado, género es masculino y femenino, que no génera femenina. Y por otra parte, los animales, y eso incluye a los de “dos paticas”, tienen sexo. El informe de Bosque cita como ejemplo del mal uso del lenguaje uno de los párrafos de la Constitución de Venezuela. Por supuesto, la protesta de los chavistas y chavistos, que no de los académicos, ha llegado a la RAE con la acusación de ridiculizar su Carta Magna y definirlo como “un caso melancólico del imperio”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código