[CONTRAPESO SOCIAL]

El poder de comunicar

Hay otras maneras de comunicar que ponen a las personas como protagonistas de la noticia. El periodismo no es más que lo que alguien cuenta sobre lo que le ocurre a otro alguien.

Más de 2 mil 300 millones de personas leen al menos un periódico al día. A ellas hay que sumar los que ven la televisión, escuchan la radio o se informan a través de la red. Tan solo los españoles consumen más de seis horas al día delante de algún medio de comunicación, incluyendo internet. Por ello se dice que vivimos en la “sociedad de la información”. Sin embargo, también en la información unos somos más iguales que otros.

Por un lado, el consumo de medios de comunicación en los países del norte nada tiene que ver con el de los empobrecidos del sur. Las tasas de analfabetismo y la brecha digital hacen que las personas que viven en el sur tengan un acceso menor a los medios y a la información. Solo la radio es universal en estos lugares. De ahí la importancia de los pequeños proyectos de radios comunitarias, que ayudan a informarse a poblaciones adonde no llega internet ni el resto de los medios de comunicación “de masas”. Además, son un instrumento estupendo para lanzar campañas de sensibilización sobre temas diversos, como el sida, la importancia de ir a la escuela o cuándo y cómo mejorar las cosechas. Un ejemplo es la Radio Soleil en Haití. Desde aquí se lanzan mensajes para mejorar en la higiene y evitar el contagio del cólera, o para informar de la evacuación en caso de huracanes.

Tampoco es lo mismo ser del norte o del sur para el flujo informativo. Ya en los años 70 se hablaba de la desigualdad en el flujo informativo, y el Informe MacBride de 1980 trataba de buscar nuevas fórmulas para cambiar el orden de la comunicación. Tras más de 30 años, la realidad no es muy diferente. En el año 2012, la mayoría de las noticias de los países del sur viene de agencias y medios del norte y el tamaño del sur es muy reducido dentro del panorama informativo mundial. Solo los grandes desastres naturales, hambrunas o guerras de los países del sur tienen cabida en los grandes medios internacionales. A veces ni eso. El huracán “Sandy” pasó por el Caribe, causó destrozos graves en Haití y Cuba, pero solo cuando llegó a Estados Unidos el mundo se puso en alerta.

Para muchos periodistas y profesionales de la comunicación hay otra manera de comunicar, y para ello es necesario volver a poner a las personas como protagonistas de la noticia. El periodismo no es más que lo que alguien cuenta sobre lo que le ocurre a otro alguien.

Hoy, los periodistas se han convertido en meros portavoces de los gobiernos, los partidos políticos o los mercados. Pero lo importante es lo que le ocurre a las personas, lo que les afecta... El periodismo tienen sentido si responde a la necesidad de la sociedad de controlar a los gobiernos. Se nos olvida que los periodistas estamos al servicio de los ciudadanos.

La comunicación, el periodismo, puede ser una herramienta para mejorar la vida de las personas, para formar a la población, para informar a los ciudadanos y transformar las realidades injustas. Muchos profesionales creen en el poder de la comunicación para cambiar la vida de las personas.

Es necesario cambiar la manera de informar y los asuntos de los que informar para mejorar la visión que los ciudadanos tienen de la profesión y cambiar el dicho de “no le digas a mamá que soy periodista. Dile que toco el piano en un burdel”. ¡Volvamos a sentirnos orgullosos de ser periodistas!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código