[PECADOS]

Los otros siete

Temas:

Hace mil 500 años, el papa Gregorio I confeccionó una lista de siete pecados. A partir de ahí se convirtieron en los siete pecados capitales: Lujuria, gula, avaricia, pereza, ira, envidia y soberbia. Fundamentados en algunas de las características de la condición humana, en la actualidad y en lenguaje civil, que no religioso, serían los indicadores que podrían servir para medir algunas de las emociones y del comportamiento de esas emociones en el ámbito personal y privado.

En el ámbito religioso, la penalización por la comisión de estos pecados es el arrepentimiento, la contrición y la confesión. Y, por supuesto, la penitencia como castigo. Concerniente al ámbito personal, es la actitud de rechazo o no aceptación de los demás a la expresión y exposición de esos pecados.

Para algunos no son más que la expresión de una parte de la bestia que se lleva dentro. Los pecados capitales han sido y son utilizados como una variable importante en el quehacer público. Esta utilización ha tenido y tiene grados en su ejercicio.

En 1988 fueron ratificados por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) los derechos económicos, sociales y culturales, definidos como los que facilitan a los ciudadanos a desarrollarse en autonomía, igualdad y libertad que les permiten unas condiciones económicas y de acceso a bienes necesarios para una vida digna. También son siete: Derecho a un empleo y a un salario, derecho a la protección social, derecho a la vivienda, derecho a la educación, derecho a la sanidad, derecho a un medio ambiente saludable y derecho a la alimentación.

Parecería que en una manera de actualización al mundo de hoy, en 2008 la Santa Sede publica los siete pecados llamados pecados sociales: No realizarás manipulación genética; no llevarás a cabo experimentos sobre los seres humanos incluidos embriones; no contaminarás el medio ambiente; no provocarás injusticia social; no causarás pobreza; no te enriquecerás hasta límites obscenos a expensas del bien común, y no consumirás drogas.

En la ley civil hay reglamentos que norman la aplicación de la ley. En la ley religiosa el reglamento existente es el arrepentimiento y la confesión, seguido por la penitencia a cumplir. ¿Y la aplicación de la ley a los siete derechos ratificados por la ONU? Mientras tanto, al utilizar un vehículo que contamina el ambiente con la expulsión de anhídrido carbónico deberá suponerse que al rezar dos Padrenuestros y tres Avemarías se cumplirá con el castigo y la penitencia. Eso, por un por si acaso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código