[EVOLUCIÓN]

Los primeros de todos

Linneo llamó primates a simios, monos y humanos. El inventor de la taxonomía denominó ese orden como “el primero”, pero no podía siquiera sospechar nada acerca de su evolución; al fin y al cabo la obra canónica de Darwin tardaría un siglo aún en aparecer. Pero tampoco deberíamos enorgullecernos demasiado nosotros, porque el episodio esencial de la filogenia de los primates, el de su aparición, lo conocemos de manera muy imperfecta. Se sabía que, tras la desaparición de los dinosaurios, los roedores y los primeros primates se disputaron durante el Paleoceno el hábitat del suelo de bosque tropical.

Se trataba de animales muy semejantes; tanto como para que no pocos especialistas en la paleontología de los mamíferos desechen la idea de considerar como “verdaderos primates” a seres como los plesiadápidos. La pertenencia legítima al orden que compartimos hoy los lémures, los monos del Viejo y el Nuevo Mundo, los simios inferiores y superiores y los seres humanos habría que reservarla para los adápidos del Eoceno y otros primates de entonces. Serían ellos los que fijaron un rasgo tan determinante como el del dedo pulgar oponible al resto de la mano o, ya que estamos, la visión frontal que permite apreciar la profundidad del campo.

La revista Nature ha publicado el hallazgo de un primate del Eoceno muy antiguo, 10 millones de años más antiguo que los adápidos, y –cosa rara en un fósil de tanta edad– con un esqueleto lo bastante entero como para poder apreciar el aparato locomotor y los rasgos faciales.

El Archicebus achilles, que es la especie nueva propuesta por los descubridores –con Xijun Ni, del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de la Academia China de las Ciencias, a la cabeza– vivió a principios del Eoceno en lo que hoy es la Formación Yangxi, provincia de Hubei, China.

Se trataba de un ser muy pequeño, como la mayor parte de los mamíferos de entonces, con un cuerpo que apenas pasaría de los 70 milímetros, pero dueño de una cola que casi dobla esa longitud. Su peso estimado es también muy modesto: entre 20 y 30 gramos. Pero las manos y pies prensiles ponen de manifiesto a la perfección que se trata de un primate en toda regla.

En términos evolutivos, el Archicebus achilles es considerado por los científicos que lo han dado a conocer como un pariente muy antiguo, el primero tal vez, de los haplorrinos –un tipo de primate que incluye, por cierto a los humanos– distinto tanto de los lémures como de aquellos adápidos del Eoceno.

Sus descendientes más directos serían los actuales tarsios de ojos inmensos propios del sudeste asiático. Pero el Archicebus no cuenta con grandes órbitas oculares, lo que ha llevado a Xijun Ni y colaboradores a sostener que sus hábitos serían diurnos. Algo poco común en los primates de entre 45 millones y 55 millones de años. Aunque nos falta mucho para pormenorizar la evolución de nuestro orden, Archicebus nos echa una mano.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código