[CONFLICTOS TERRITORIALES]

El recelo hacia China crece en Asia

Los ataques a fábricas y trabajadores chinos se intensifican en Vietnam. Filipinas solicita más ayuda naval de Estados Unidos ante las disputas marítimas.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204gV86BI.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204gV86BI.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/04/0_20141204gV86BI.jpg

Los recelos hacia China crecen entre sus vecinos. Vietnam vive un brote de violencia contra el gigante. Fábricas extranjeras incendiadas, cientos de compañías dañadas o saqueadas, 21 muertos y un centenar de heridos –según fuentes médicas citadas por la agencia Reuters– y cientos de chinos que han regresado a su país o han cruzado a la vecina Camboya huyendo de la violencia. Es el balance del estallido de violencia que vive Vietnam esta semana, en la peor ola de protestas y disturbios contra China registrados en el país en décadas.

El estallido, que ha incluido altercados en un tercio de las provincias del país, es la consecuencia de un incidente naval ocurrido el pasado 1 de mayo en aguas del mar del Sur de China que se disputan los dos países de régimen comunista. El incidente se suma a las recientes fricciones entre Beijing y Tokio por el control del archipiélago Senkaku/Diayou, y la ola de tensión ante las reivindicaciones territoriales chinas revive por la región más allá de Vietnam.

Filipinas declaró su disposición a ofrecer a las fuerzas estadounidenses el uso de una base naval infrautilizada cercana a una zona cuyo control reclama también Beijing. Manila y Washington acaban de sellar un pacto para desarrollar su cooperación militar. Las autoridades japonesas también mostraron su preocupación, mientras Washington pidió contención a las partes implicadas.

Fang Fenghui, jefe de Estado Mayor chino, declaró en una conferencia de prensa en el Pentágono junto a su homólogo estadounidense, Martin Dempsey, que otros países de la región están enconando las fricciones, y que las mismas son alentadas por el giro estratégico de Estados Unidos (EU), que está reforzando su presencia militar en la zona, según informa la agencia Reuters.

La agencia estatal china Xinhua asegura que al menos dos ciudadanos chinos han sido asesinados en las revueltas en Vietnam, más de 100 han sido hospitalizados y hay 10 desaparecidos. Según las fuentes citadas por Reuters, 16 de las 21 víctimas serían ciudadanos chinos. Por su parte, las autoridades vietnamitas reconocen solo una víctima mortal.

El rechazo a China no es algo nuevo en Vietnam. Los dos países mantuvieron una breve guerra en 1979, y no normalizaron las relaciones hasta 1991. La historia vietnamita se ha caracterizado por las incursiones chinas en el actual Vietnam, y muchas calles de sus ciudades llevan el nombre de los héroes de aquellos conflictos. Pero el sentimiento contra el poderoso vecino del norte ha rebrotado después de que Beijing trasladara una plataforma petrolífera cerca de las islas Paracelso, en aguas del mar del Sur de China que se disputan los dos países. Hanoi mostró su enojo por el movimiento, que calificó de violación de su soberanía y envió una flotilla de barcos a la zona, que sufrieron encontronazos con los barcos que había desplazado Beijing para proteger la plataforma. Hanoi ha pedido a China que la retire. Fenghui, jefe del Estado mayor, aseguró en el Pentágono que China seguirá las labores de exploración.

El Gobierno vietnamita ha enviado fuerzas antidisturbios a los lugares afectados por la violencia. Pero muchos ciudadanos chinos tienen miedo por su seguridad y han huido del país en avión y por tierra. La policía de inmigración de Camboya ha informado de que 600 chinos cruzaron la frontera terrestre en el Sur de Vietnam el miércoles, y que el flujo continuó el jueves pasado. La aerolínea taiwanesa China Airlines ha añadido dos vuelos chárter adicionales desde Ciudad Ho Chi Minh, según la agencia taiwanesa Central News.

La portavoz de Exteriores en Beijing, Hua Chunying, ha asegurado que China está “impactada y preocupada” por lo ocurrido, y ha pedido al Gobierno vietnamita que “llegue al fondo del incidente, castigue con dureza a los criminales y pague compensaciones económicas”. Hua ha acusado a Hanoi de “indulgencia y connivencia en los últimos días con algunas fuerzas antichinas” en Vietnam.

Trabajadores vietnamitas y chinos de una acería en construcción en la provincia central de Ha Tinh –a unos 350 kilómetros al sur de Hanoi– se enfrentaron el miércoles, y, como consecuencia, un obrero chino resultó muerto y 90, heridos, según informó la compañía propietaria de la planta siderúrgica, Formosa Plastics, que emplea a mil ciudadanos chinos en la instalación. El conglomerado taiwanés es uno de los principales inversores extranjeros en Vietnam.

El representante diplomático de Taiwan en Vietnam, Huang Chih-peng, afirmó que los asaltantes prendieron fuego a varios edificios y persiguieron a los trabajadores chinos, pero no fueron contra los directivos taiwaneses. El ministro de Planificación e Inversión de Vietnam, Bui Quang Vinh, dijo que 400 fábricas han sido dañadas desde que comenzaron las movilizaciones violentas, y que ha habido protestas de trabajadores en 22 de las 63 provincias del país. Según el ministerio, los ataques son obra de “extremistas”. La propagación de la violencia supone un serio desafío para el régimen vietnamita, ya que está dañando la reputación del país como destino de inversión extranjera y podría tener consecuencias políticas sobre su sistema autoritario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código